lunes, 29 de marzo de 2010

Autoestima. 50 estrategias para la salud mental

Baja autoestima, subir la autoestima, mejorar la autoestima... se trata de un tema vital para la persona y su salud. La autoestima es uno de los elementos que determinan nuestra forma de relacionarnos con las personas, con la sociedad y con la vida.

El ser humano que logra esa confianza en sí mismo, sin entrar a formas de comportamiento negativo y siempre de manera ética, puede llevar una vida estable, evitando el estrés y manteniendo una salud emocional necesaria para ser una persona de bien y de éxito. Conoce ahora 50 estrategias para mejorar nuestra autoestima.

Capítulo 1:
 Autoestima. Comprenda en qué consiste

1 - COMPRENDA EN QUÉ CONSISTE LA AUTOESTIMA Y CUÁLES SON SUS FUNCIONES

La autoestima es el aprecio personal integral que un individuo puede experimentar hacia su propia persona. Dicha autoestimación le permite valorar lo que piensa, lo que siente y lo que hace. Así mismo le faculta para valorar a los demás como logra hacerlo consigo mismo.

La autoestima significa sentirse plenamente bien consigo mismo. La plenitud hace referencia a que la persona se acepta como es (con virtudes y defectos), los cuales constituyen motivos para corregirse o fortalecerse.

Podemos reconocer la autoestima en los siguientes tópicos personales:

- Autoimagen: Percepción corporal propia; como la persona se percibe y cree ser percibida por otros. (Podría decirse que es gustarse o no)

- Autovaloración: Concederse, admitir que se es valioso.

- Autoconocimiento: Saber quién se es en una buena proporción.

- Autorrespeto: Capacidad de elegir lo digno para la persona o desechar-rechazar lo que destruya el carácter y la vida moral.

- Autoconfianza: Sentirse capaz de decidir y conseguir los propios objetivos y metas, basado en los dones y talentos poseídos.

- Autoaceptación: Sensación de aceptarse como se es (Cualidades para mejorar; defectos para trabajar en ellos)

- Autoevaluación: Capacidad de hacer un balance periódico de sí mismo, y a partir de allí tomar decisiones en cuanto a una calidad de vida mejor.

De manera que, el autoaprecio, ayuda a la persona a reconocerse como una obra especial del Creador, así como un ser capaz de desarrollar todo un proyecto de vida.

La autoestima cuando es adecuada en su desarrollo y vivencia, mantiene al individuo centrado cuando se presentan los obstáculos, las crisis y eventos desagradables diversos. De otra parte, nos ayuda a ser un poco más plenos con nosotros mismos.

ESTRATEGIA No. 1: Tome una decisión con respecto a su autoestima. Determine si se siente bien consigo mismo o no. Con base a ello precise una o varias acciones para seguir adelante. Por ejemplo: "No vuelvo a compararme con nadie nunca más...todos somos distintos y exclusivos"... "No volveré a tratarme mal ni en pensamiento ni en palabra".

Capítulo 2:
 Personas: Evite comparaciones. Talento y habilidades

2 - EVITE LAS COMPARACIONES



Existe una tendencia natural en el hombre y no es fácil ser libre de ella: el hecho de buscar puntos de referencia o comparación para lo que se es, lo que se hace, lo que se piensa. Las comparaciones se parecen a las plantillas que se usan para someter o hacer iguales contenidos, formas de proceder, medir...en muchas organizaciones. En cuanto al comportamiento humano las comparaciones indicarían que hay personas mejores y más exitosas que otras para emularlas o tomarlas como estándar de progreso personal.

Esto está muy lejos de la realidad (y resiente la estima propia de innumerables personas), pues cada individuo vive su vida de forma distinta, establece metas, practica los valores, toma decisiones...de forma diversa y muy personal. Querer parecerse a otro no es muy sano, pues anula la propia originalidad dada por Dios a cada persona. De otra parte, las comparaciones hacen quedar a las personas bien en algunos casos (cuando se está "mejor" que los otros) o les hacen quedar mal (cuando se está "por debajo" de otros).

El compararse se puede interpretar como una duda de la propia autovaloración y capacidad de lograr lo que se anhela. Los medios masivos de comunicación precisamente confrontan a la audiencia para que sean mejores, ofreciendo estándares deseables por alcanzar. Muchos de ellos no son reales y justos, y las personas que interiorizan dichos mensajes sufren por falta de un carácter más maduro, y una autoestima centrada en el propio valor.

Entonces, el compararse puede generar frustración cuando la persona se siente rezagada con respecto a lo que ya debiera haber logrado; o generar orgullo y soberbia al creerse superior a los demás. Generalmente, compararse no es sano para la autoestima, a menos que sea para valorar lo que otros hacen y aprender de los modelos cosas edificantes y positivas.

ESTRATEGIA No. 2: Piense en uno o dos modelos de personas, cualquiera sea su actividad, y detalle por qué les aprecia o admira. Precise qué tiene usted que ellas no tienen. Notará que probablemente ellas carezcan de algo que en usted puede constituir su triunfo y superación (por ejemplo: alguno de ellos puede ser mundialmente famoso, pero no tiene un hogar estable como el suyo). Ahora bien en qué punto se encuentra usted con respecto de ellas. ¿Está adelante? ¿Está atrás? Tome una decisión acertada de asumir su propio proceso de vida. Responda: ¿Por qué usted es igualmente valioso en esencia?

3 - USTED POSEE UN DON O TALENTO COMO MÍNIMO

Cada persona cuenta con una capacidad o habilidad específica para algo; estas capacidades pueden ser complejas en algunos casos (fuerte habilidad en el pensamiento matemático), o sencillas en otros (dar la bienvenida a las personas en una recepción). Es cuestión de gracia divina el ser apto en algunas cosas y en otras no. Ahora bien, la multitud de talentos generan construcción y ayuda mutua. Por ejemplo: el doctor requiere de su paciente para atenderlo; el tendero requiere del agricultor para surtir su tienda, de esta manera la sociedad funciona con base a los dones en el servicio puestos en práctica por todos.

La persona puede sentir baja su estimación propia, al pensar que no es talentosa, que no puede desarrollarse en alguna área de la vida. O por comparación puede pensar que sus dones son insignificantes con respecto de lo que otros hacen, diseñan o crean. En este caso es cuestión de actitud que uno minusvalore su talento y exalte el de los demás. En lo que al servicio se refiere, es tan importante ser de utilidad a los demás, que la forma positiva como se haga es un aporte valioso para la sociedad y da sentido a la vida personal.

Debemos mirar aquello que hemos hecho y que arrojó buenos resultados, para así seguir capacitándonos y dar mejores aportes en la sociedad.

Una buena autoestima también se basa en sentirse útil y productivo; realizar valiosos y nobles objetivos. Examinar en qué se es bueno es responsabilidad propia, algo que no es delegable en otras personas, puesto que medianamente uno sabe en qué se ha desempeñado con acierto, en qué no se siente bien, o potencialmente en qué podría darse una oportunidad para aprender. El aprendizaje es un proceso dentro del cual toda persona con sus capacidades normales se puede adscribir para ser mejor.

ESTRATEGIA No. 3: Si usted cuenta con unos o varios talentos definidos, responda en qué grado de desarrollo considera se encuentran; cómo los percibe a mediano plazo, a dónde le llevarán. Si no cuenta con un talento específico, piense en actividades que le gustaría hacer o aprender. Tome una decisión seria al respecto. A mitad de camino podría perfilarse una gran capacidad.

Capítulo 3:
 Opiniones personales. Viva la vida sin competir

4 - ¿QUÉ PIENSA DE USTED MISMO?

Una persona regularmente posee percepciones de sí misma, mediante el lenguaje que a través de los pensamientos es usado para interpretar su realidad personal. Es decir, mínimamente tenemos una opinión de nosotros mismos, la cual puede estar a nuestro favor, o lamentablemente en contra. Alguien puede pensar que es un fracasado en la vida. Otro, que la existencia le ha dado buena suerte. Algunos consideran no contar con tantas oportunidades en la vida como las han tenido otras personas. La autoestima, por supuesto, disfruta o padece de acuerdo a lo que el individuo piensa de sí mismo.

Esta faceta del autoconcepto o las ideas, pensamientos y convicciones que se tienen de sí, afectan al individuo cuando se compone de un sistema negativo de pensamiento que hunden a la persona en la derrota mental. Es posible que muchas de las dificultades de las personas estriben en aprender a pensar bien de sí, y en general de lo que les rodea, pues de allí surgirían las mejores actitudes para la vida, y la manera como la misma se viva.

De esta forma, pensamientos que hacen daño a la estima personal, son: "Nunca hago nada bien" "Todo me sale mal" "Soy un fracaso" "Soy un desastre" "No saldré nunca de esta" "Es un obstáculo imposible de superar". Muchos de estos lemas negativos mentales, determinan el tipo de vida que un individuo experimenta día a día. Pensamiento, acción y sentimiento actúan integradamente todo el tiempo.

De modo que quien debiera tener una opinión realista y adecuada de sí mismo, es el individuo interesado en consolidar su paz mental, además de ratificar su valor como persona que piensa lo mejor de sí, bajo cualquier circunstancia adversa.

ESTRATEGIA No. 4: Realice un listado breve o exhaustivo, según sea el caso, de opiniones que percibe y tiene de sí mismo. Precise una conclusión al respecto. ¿Son negativas sus opiniones? ¿Son positivas? ¿Cómo le afectan o benefician cada una de ellas respectivamente? Por ejemplo: "Mi carácter es fuerte, duro, radical...y desearía ser más flexible al menos conmigo mismo" "Soy la desorganización total" "Nunca logro entablar buenas relaciones con otros"... "He mejorado bastante como persona" "Soy muy animado, a pesar de todo"...

La opinión que detalle de sí mismo debe ser sincera, de forma que note o aclare los sentimientos que afectan su estima propia al pensar negativa e inflexiblemente.

5 - USTED NO ESTÁ COMPITIENDO CON NADIE

No es novedoso decir que el ritmo que impone la sociedad, especialmente en cuanto al progreso, el trabajo y el éxito, al hombre contemporáneo es bastante rápido y apremiante. Las personas, entonces, se ven obligadas a progresar, a obtener determinados objetos de la felicidad. De ese modo, parece el individuo verse inmerso en una competencia por el triunfo social, acaso personal. La autoestima de quienes se ven inmersos en dicha carrera social por surgir o progresar, cuando no logran su cometido es de bastantefrustración al no lograr lo que otros consiguen; o en su defecto, al obtener los objetos para la felicidad, olvidan/descuidan eventos esenciales para la plenitud de la vida (la familia, el tiempo para sí mismo, el crecimiento espiritual, el servicio social...)

De modo que, si usted desea una buena autoestima, que le permita vivir su vida en paz, y llevar su propio ritmo personal, deberá hacer alto a la competencia social por surgir o demostrar a los demás que se ha progresado. Cada persona, hogar, familia, grupo u organización privilegia sus intereses (lo cual no es malo), pero la paz interior y la plenitud personal nunca han dependido del afán por sobresalir y rodearse de objetos para la felicidad.

Así que, ¡Usted no está en competencia con ninguno! ¡Ni siquiera contra usted mismo! Viva su vida con el ritmo que Dios le permite, tratando de aprovechar sus capacidades, disfrutando de las bendiciones con las que cuenta (su trabajo, familia, amigos, estudio, etc.)

Por otra parte, se ahorrará enfermedades de tipo psicológico (como el estrés, la depresión, los conflictos emocionales) que tanto aquejan a las personas en esta época de rapidez por triunfar y obtener la seguridad personal.

ESTRATEGIA No. 5: Piense en varios afanes que usted tiene en la vida (por ejemplo: tener determinada posesión material; ascender a tal posición, etc.) Precise el tiempo desde el cual se encuentra impaciente por conseguir sus anhelos. Responda: ¿Qué pasaría si usted tomara una actitud más calmada y esperanzadora ante dicha pretensión? ¿Considera que podría tener mayor bienestar interior? ¿Por qué se sentía obligado al respecto? ¿Quiénes pueden estar ejerciendo dicha presión?... Tome una decisión personal de modo que pueda vivir más tranquilo a medida que llega a sus metas.


Capítulo 4:
 Guerra interior. Renueve su mentalidad




6 - ACABE CON SU GUERRA INTERIOR

Es normal tener dificultades con otras personas; forma parte de la vida estar en desacuerdo con otros. El mismo carácter distinto entre sujetos es suficiente para que surjan diferencias con respecto a algún evento del diario vivir. Los valores, convicciones, principios, ideales, cambian de una persona a otra, de modo, que es una gran satisfacción saber que a pesar de tantas discrepancias el mundo de las relaciones interpersonales pueda seguir funcionando.

Sin embargo, pelear o estar en guerra consigo mismo no es tan normal, como en la situación arriba descrita. No gustarse, ser intolerante, ser rígido, agresivo consigo mismo, indica algún daño en la personalidad, quizás causado por diferentes niveles desmedidos de exigencia en la infancia o en la adolescencia, donde la persona aprendió a no sentirse satisfecha consigo misma porque nunca recibió una valoración positiva de sus padres o cuidadores, una aceptación positiva de los demás. De esa forma, nunca se hace completo el poder satisfacerse a sí mismo, y mucho menos cumplir los requisitos que los demás exigen para ser aceptado.

Una persona puede estar en contra de su propio cuerpo (apariencia física); estar en contra de su forma de actuar, de sentir, de vivir a nivel general. Dicha tensión genera insatisfacción permanente en el individuo, además de hacerle vivir vacío. No es raro, entonces, que algunas personas busquen muletas para sentirse bien, experimentar aceptación o felicidad. Las modas, las drogas, placeres diversos desmedidos (sexo)...forman parte de los medios que buscan las personas para sentirse bien, desviando, claro está, su vida moral por las avenidas de la degradación de su dignidad.

¿Cuál sería el mejor remedio para esta guerra interior? ¡Ser amigo de sí mismo! ¡Tenerse aprecio!

Ante las imposibilidades es mejor aceptar con paz los eventos que dependen de la voluntad de Dios para ser resueltos. Así como echar mano de lo que podemos cambiar, mejorar, reencauzar en la vida personal, si con ello vamos a ser más felices.

ESTRATEGIA No. 6: Elabore una listado de aquellas cosas que no acepta de sí mismo en cualquier nivel (físico, intelectual, espiritual, familiar, emocional...). Explique la causa e insatisfacción que le produce dicha realidad. Haga lo mismo con aquellas cosas en las cuales sin duda se acepta, explicando cómo le hacen sentirse bien. Establezca un balance general que le conduzca a una decisión personal de no estar en guerra consigo mismo. ¿Qué eventos están en sus manos para mejorarlos? ¿Cuáles considera deben dejarse a Dios por imposibilidad humana?

7 - RENUEVE SU MENTALIDAD

No es exagerado decir que el éxito o fracaso de una persona depende directamente del uso que da a su mentalidad, si se precisa el valor que los pensamientos e ideas adquieren en la persona. Esto se basa en el hecho comúnmente aceptado de que los pensamientos determinan los sentimientos y comportamientos de las personas; un individuo optimista actúa muy diferente de un pesimista; es posible ver al optimista con buena energía para sus actividades, con la capacidad de mirar un problema desde diversos ángulos para superarlo, e incluso manejar un lenguaje positivo, diferente.

La mente se ha cultivado con la información diversa a lo largo del tiempo; conceptos morales, valores, principios y convicciones; escenas inadecuadas, ejemplos mal vistos en otros; las distintas lecturas hechas; la formación intelectual; es decir, toda la gama de informaciones depositadas en el cerebro, en la memoria y que constituyen en el presente los estilos de vida que los individuos dependiendo de su manera de pensar, asumen vivir.

Cuando la información adquirida no ha sido de progreso, de valores morales, de deseos de superarse o progresar, es posible que la persona viva una vida disipada, desorganizada o que no controle hábitos dañinos en sí misma o en sus relaciones con los demás; la renovación de la mente, entonces, consiste en revisar la vida mental, qué prejuicios, hábitos inadecuados de pensamiento, tendencias de la mente al pensar, forman parte de la propia mentalidad y que hacen daño a la persona, haciéndole vivir mal, o privándole de la oportunidad de estar más satisfecha consigo misma.

La autoestima cuenta con el autoconcepto como la capacidad de pensar bien de sí mismo, de percibirse como una persona capaz, con valores y nobles ideales, por supuesto, si la intencionalidad de la conciencia de la persona apunta hacia el bien. Sin embargo, muchos individuos han logrado cambiar su estilo de vida, siendo concientes de que lo que anidan en su mente les puede llevar a la ruina o sacarles adelante. De otra parte, la información, las imágenes que permitimos entren en nuestro cerebro y llegan a formar parte de nuestra memoria, determinarán en gran parte la clase de personas que somos, así como los comportamientos hacia los cuales tendemos a inclinarnos y poner en práctica.

ESTRATEGIA No. 7: Elabore una lista de pensamientos o hábitos mentales inadecuados, que usted considera le roban la paz mental o la capacidad de tener confianza-dominio en sí mismo. Por ejemplo: "Creo que las demás personas son malas" "Pienso constantemente que algo trágico va a suceder" "Exagero todas las situaciones que me ocurren" "Tengo pensamientos obscenos todo el tiempo". Procure ir al origen de las mismas situaciones elegidas. Generalmente estos malos hábitos de pensamiento surgieron de situaciones fuertes (no traumáticas necesariamente) que se fijaron en la mente, como en el caso de madres o padres que siempre hablaban delante de sus hijos que cualquier cosa mala podría ocurrir de un momento a otro, privando a los mismos de tener confianza en medio de las situaciones de la vida. Lo importante es tomar decisiones-acciones frente a su manera de pensar. Ahora usted será más cuidadoso con lo que oye, ve, habla, es decir, con la información que ingresa en su mente.



Capítulo 5:
 Lenguaje propio. Las personas y el sufrimiento

8 - EL LENGUAJE QUE USTED SE HABLA

Los terapeutas han investigado acerca del lenguaje que usamos para referirnos a nuestras actuaciones, en el sentido de que este surge de las mismas convicciones personales que tenemos especialmente de nosotros mismos. Uno puede tratarse bien, darse ánimos cuando se requiere, estimularse a un mejor nivel de excelencia, pero también denigrar de sí mismo o sentenciar la propia suerte de forma negativa y trágica.

Algunas personas cuando cometen un error usan un lenguaje soez para interpretar su proceder, con el consiguiente contenido emocional que implica: sentirse bajo, inseguro, incapaz. También es interesante escuchar individuos que se dan voces de aliento, como si fuese una palmadita en el hombro para proseguir sus objetivos o mejorar cuanto hacen.

El Dr. Albert Ellis, nos habla al respecto del lenguaje en este aspecto, así: "Presuponiendo que el pensamiento, con frecuencia, si no siempre, va acompañado del sentimiento, y que la mayor parte de los pensamientos cotidianos tienen la forma de palabras, frases y oraciones (en vez de signos matemáticos, símbolos oníricos y otras formas de señales no verbales), podríamos decir que muchas de nuestras emociones toman la forma de auto conversación o frases interiorizadas. Si esto es así diremos que, a efectos prácticos, las oraciones y frases que seguimos diciéndonos, con frecuencia, son o se convierten en nuestros pensamientos y emociones."

No es difícil comprender, entonces, que nuestra estima propia sufre o disfruta con base a lo que nos decimos con honestidad; con base a los estímulos que usamos para conseguir nuestros objetivos en medio de las dificultades. El lenguaje interiorizado puede ser usado en nuestro favor o en nuestra contra, y es decisión personal referirnos con un equilibrio adecuado en lo que somos, lo que debemos mejorar, lo que hay que erradicar de nuestra personalidad como desagradable y obstaculizante para el crecimiento personal, integral.

ESTRATEGIA No. 8: Responda las siguientes preguntas con sinceridad:
 - ¿Cómo se trata a sí mismo? ¿Positivamente? ¿Negativamente? Explique al respecto.
- ¿Qué tipo de oraciones, frases, adjetivos, palabras en general usa para referirse a sí mismo?
- ¿Qué emociones surgen cuando se trata duramente a sí mismo? ¿Qué otra forma pudiese emplear para manejar un autoconcepto adecuado de sí mismo mediante el lenguaje?

Recuerde que el lenguaje es un medio de comunicación y relación interpersonal, pero también un medio de dialogar consigo mismo, positiva o negativamente.

9 - USTED NO ES EL ÚNICO QUE SUFRE

Cuando se atraviesa por periodos de sufrimiento, una persona puede llegar a considerar que ella es la única en el mundo que sufre o que pasa por adversidades que otros no han pasado. Ello pareciera ser cierto en determinados casos de enfermedad o situaciones muy críticas por la gravedad o complicación del caso. En general, toda persona por el hecho de vivir en el mundo se ve expuesta a superar dificultades, afrontar la enfermedad, vivir los distintos estados de ánimos, positivos y negativos, que surgen de interactuar en mundo cuya dinámica no es perfecta, especialmente de la imperfección que el hombre transmite desde sus propios valores, prejuicios y convicciones para con todo lo que le rodea.

El sufrimiento hace hundir (sentir) a la persona en la indefensión, la desesperanza, la incapacidad, la derrota frente a lo que padece (enfermedad, conflicto, decisión, relación interpersonal...). Así mismo la autoestima se ve minada por la desproporción de lo vivido, por el grado de dolor, incomodidad que el individuo enfrenta. Por ello es fundamental saber, interiorizar, que el vivir presupone sufrimiento, implica cambios vitales para bien o para mal, y que precisarán de fortaleza, poder espiritual y autoestima fuerte para superar las calamidades.

El aprecio propio hace surgir las fuerzas para no rendirse, para entender que la existencia del hombre es digna, y puede remontarse con la ayuda de Dios a cualquier fatalidad, por desagradable e injusta que sea. Recuerde que usted no es el único que sufre, en cada lugar del mundo el hombre lucha por resurgir de la crisis. La diferencia está en que algunos toman la decisión de vencer dicha existencia desagradable, y otros quedan a la deriva derribados por dichos problemas. Esto es cuestión de decisión personal.

ESTRATEGIA No. 9: Tómese unos minutos para usted mismo. Use un sillón, un sitio donde pueda estar a solas. Es una cita consigo mismo. Piense en un sufrimiento actual que padece, si lo hay; en caso contrario, recuerde varios eventos donde sufrió en años anteriores. Recuerde el grado de dolor e incomodidad vividos. Así mismo, extraiga experiencias valiosas de aprendizaje para su vida en el presente, viendo cómo se resolvieron las cosas...o como podrían arreglarse en el presente. ¿Adquiere la vida esencia, sentido al pensar que esto también pasará? ¿Cómo se percibe habiendo superado sus dificultades? ¿Qué le enseña a su vida? Papel y lápiz pueden ayudarle en el proceso. Recuerde que ningún ser humano supera a Cristo en cuanto a sufrimiento, pero usted cuenta con la posibilidad de superarlos con su ayuda.


Capítulo 6:
 Perdonar. Cambios posibles en tu vida


10 - ES NECESARIO PERDONAR

Las relaciones interpersonales, cualquiera que ellas sean, si bien en esencia tiene la intencionalidad de funcionar en armonía, fraternidad y amor, no siempre se caracterizan por estos valores y principios universales. Muchas veces las heridas emocionales, los traumas, los problemas de índole psicológica surgen de dificultades en las interacciones. Cuando un miembro del sistema afecta negativamente con su comportamiento a quienes le rodean, en muchos casos, lamentablemente, las personas íntimas, aquellas a las cuales debiera cuidar y prodigar amor. Rechazo, traición, abandono, maltrato general, fraude, manipulación, violencia...han causado heridas en muchas personas. No es exagerado decir que, todos en una u otra medida hemos sido ofendidos, maltratados en una u otra forma. El ser humano más honrado y privilegiado por la vida, siempre tendrá algo que perdonar, algo que vino a incomodar o tratar de dañar su paz interior.

Por eso, perdonar constituye una de las decisiones más importantes en la vida de toda persona que desee salud psicológica, además de experimentar una autoestima adecuada y digna frente a sus semejantes. Mientras una persona no perdone se mantendrá atada (esclavizada) a los recuerdos, sensaciones, heridas, imágenes del hecho lamentable del cual fue víctima...sintiéndose en el tiempo presente igual de mal como en el día del agravio. Perdonar libera a la persona y la proyecta en su presente con mayor dignidad y autocuidado personal. La autoestima viene a ser una fuente de fortaleza, donde el individuo sabe y siente que vale, teniendo mayor sabiduría para interactuar con otros, tomar decisiones, comportarse de forma adecuada.

En realidad perdonar no es una opción, es una decisión emocional y espiritual inteligente de todo el que desea paz interior, sin amargura, odio, resentimiento, venganza...emociones y sentimientos negativos de todo aquel que no perdona.

ESTRATEGIA No. 10: Reflexione y precise si usted aún no ha perdonado a alguien o personas específicas; situaciones desagradables; instituciones/organizaciones que le fallaron o no cumplieron sus expectativas, incluso a usted mismo. Detalle el hecho claramente, es decir, en qué consiste su herida (traición, fraude, abandono, maltrato, desprecio, olvido...). Usted debe ser consciente de perdonar, es decir, querer hacerlo, tener la decisión de brindar perdón. Usted sólo puede recordar el evento, ya conocedor del malestar que le produce, pero deliberadamente renunciar a que le siga robando su paz mental, su paz interior, de modo que mediante frases sencillas usted habla a dicha persona/situación/institución concediéndole perdón por el daño que le hicieron. Lo hace con determinación y firmeza. Quizás tenga que exhalar por el malestar generado; de pronto algunas lágrimas corran por su ojos...pero finalmente, el bienestar emocional y espiritual serán evidentes en usted. Dé gracias a Dios de que puede perdonar, así como él perdona al hombre cada vez que le falla. Tómese el tiempo necesario para perdonar.

11 - MEJORE, CAMBIE LO QUE ESTÉ A SU ALCANCE

Gran parte del temor en las personas, las sensaciones desagradables de las frustraciones radican en su sentimiento de impotencia, es decir, en la incapacidad de lograr todo lo que se proponen. Esto no debe justificarse o darse por superado en vista de los adelantos tecnológicos notables o el desarrollo actual de la ciencia; se afirma aquí en el sentido de que hay eventos que escapan de las manos de las personas; la muerte, la armonía interpersonal, el progreso material, una espiritualidad absoluta, problemas sociales prácticamente imposibles de resolver...que causan cierta indefensión en las personas.

La paz mundial, la eterna juventud, la salud perfecta, la apariencia ideal, sentirse y verse triunfante ante los demás...muchas veces no dependen del control voluntario y bienintencionado del individuo. Por ello, aquellas cosas que usted no logra cambiar o definitivamente escapan de su habilidad o capacidad, requieren la aceptación con paz, y una nueva dirección a seguir, lo contrario sería un frustración permanente, a la verdad innecesaria, con inútiles cargas de tensión.

De modo que aquello que está en sus manos modifíquelo, sí y sólo sí...:
- ...No afectan su salud e integridad personal.
- ...La ciencia ofrece recursos válidos y confirmados para el cambio.
- ...Si no corresponden a un sentimiento de autodesprecio profundo.
- ...Si serán objeto de inmoralidad o simple vanidad.
- ...Si tendrán efectos nocivos a mediano y largo plazo.
- ...Si hará daño a otras personas.

La autoestima brinda a la persona la capacidad de valorarse como Dios la ha diseñado, con la capacidad de una superación y excelencia cada día mayor.

ESTRATEGIA No. 11: Realice un dibujo muy simple de la figura humana. Suponga que lo representa a usted (es usted) detalle o escriba aspectos que no le agraden de su persona (físico, personalidad, estilo de vida, calidad de vida, etc.). Sitúelos en dichas áreas específicas. Al final, argumente posibles cambios, aquellos que están en sus manos y pueden darse. Aísle los que escapan de su control. Decida aceptar la ambivalencia de la vida, la imperfección de la vida, pero no por ello vivir con frustración constante cuando una buena actitud puede obrar verdaderos milagros en su autopercepción.



Capítulo 7:
 Pensamiento positivo. Metas o objetivos reales


12 - VENZA EL SÍNDROME DEL DILUVIO UNIVERSAL

Algunas, sino muchas personas, tienen el pensamiento de que lo más catastrófico, desagradable, es lo que les ha ocurrido exclusivamente a ellas, como en el diluvio universal donde pereció toda la raza humana (solamente ocho personas salvaron sus vidas). El individuo hace de las situaciones que le suceden verdaderos diluvios universales, creando un cuadro mental de desesperanza, de derrota, además de exagerar los distintos componentes de la situación. Por ejemplo: una discusión con la pareja hace pensar en todo un proceso de divorcio; un resfriado en un hijo hace pensar en una muerte respiratoria; una mirada no muy amorosa hace pensar en el desprecio total del otro; una propuesta o proyecto rechazado hace pensar en el fracaso definitivo en la vida.

Es decir, se hunde toda la situación bajo el concepto de fracaso absoluto, cuando la vida, en realidad, plantea fracasos relativos, como pruebas o desafíos para entrar en una mayor etapa de madurez y superación personal.

La autoestima de una persona también se fundamenta en una visión real de la vida cotidiana, donde un problema se plantea para ser resuelto, madurar como persona, ser cuidadoso con el propio comportamiento, como motivación para nuevos niveles de autosuperación. Las personas con criterios desproporcionados de la vida no se sienten dignas o estimadas, porque no cumple con los estándares que se auto imponen o le son impuestos por la sociedad en general.

Una autoestima sana da proporción real a los hechos de la vida, sin hacer una catástrofe universal de la cotidianidad, cuando una buena actitud y cabeza fría permiten nuevas posibilidades de seguir adelante, claro, en una existencia cotidiana que no es fácil para ningún ser humano, puesto que la vida es responsabilidad moral por existir con sentido y propósito.

ESTRATEGIA No. 12: Seleccione una situación que usted en el presente desea resolver, o que desde el pasado no haya resuelto. Determine las consecuencias reales, inconvenientes que ha generado. Así mismo precise detalles desproporcionados que usted ha pensado alrededor del problema pero que no se han dado aun cuando lo haya pensado así. Ahora plantee cuál sería la solución adecuada, real y ejecutable para superar dicho problema.

13 - TENGA METAS REALES

Las personas, dentro de lo que podemos entender comúnmente como lo normal, establecen metas, objetivos por conquistar; la particularidad de dichos objetivos está en lograr una mejor calidad de vida para sí mismo, y quienes tienen una familia u hogar conformado, brindar seguridad y satisfacción a sus seres queridos. Todo esto es natural y necesario hacerlo, siempre y cuando los medios, estrategias para lograrlo sean reales, y no impliquen grandes costos a las personas que van en pos del progreso. Al decir real, se entiende contar con un mínimo de habilidad/experiencia o disposición necesaria para hacer lo que se desea; iniciar con unos mínimos recursos, aparte de ejecutar un proceso que puede ser lento en algunos casos, rápido en otros. No todas las personas salen adelante a un mismo ritmo. Una meta real es aquella que tenemos todas las posibilidades de lograrla. Por ejemplo: hacer una carrera. Algo irreal: batir los brazos rápidamente y lograr volar (tarea dada por Dios a las aves...y principios aplicados a la aeronáutica). Aunque el ejemplo es exagerado, explica por qué debemos establecer metas que podamos alcanzarlas, puesto que las leyes naturales ayudan en ello. La diligencia, la perseverancia, el entrenamiento, la excelencia, la dedicación y la disciplina...obran efectos extraordinarios en quienes deciden salir adelante en la vida. Todo cuesta un poco finalmente.

La autoestima de una persona puede mermarse o sentirse cuando las cosas no salen como se desea. Todo ello motivado por perspectivas desproporcionadas de la realidad, en este aspecto, la meta propuesta. Algunos grandes hombres (empresarios, inventores, intelectuales, investigadores, líderes...) generalmente cuentan con todo un proceso de vida para haber llegado donde lo consiguieron hacer. El éxito esboza distintas sonrisas en las personas.

De modo que uno estará más satisfecho de sí si determina objetivos que se puedan realmente alcanzar paulatinamente, y así apuntar al objetivo final de la vida (riqueza, estatus, vida espiritual, servicio e impacto social, etc.), que contribuya a hacer de esta humanidad algo mejor, más agradable por vivir.

ESTRATEGIA No. 13: Escriba sus cinco (5) metas más importantes en la vida. Quizás escoja la meta prioritaria en cada ámbito del desarrollo de la persona (material, emocional, espiritual, familiar, etc.). Determine en qué punto de desarrollo o avance se encuentra. Explique hacia dónde desea llegar. Coloque un tiempo de consecución de dichas metas; note cuál es posible se logre primero. ¿Cuenta con los recursos necesarios? ¿Cuenta con la actitud adecuada para perseverar hasta el final de la meta? Prevea los posibles obstáculos en el camino. Decida que esas metas ofrecerán gran motivación y sentido a su vida.


Capítulo 8:
 Personalidad y carácter. Amor de Dios


14 - ADQUIERA CONTENTAMIENTO

En lo que se refiere al ámbito del carácter y la personalidad, una de las experiencias que las personas deseamos dominar o quizás nunca experimentar es la sensación de vacío interior, que va un poco más allá en el sentido de que las personas no se sienten satisfechas y llenas emocionalmente con nada. Podría decirse que si les va bien o la pasan agradable, no se sienten complacidas del todo, igualmente si la pasan mal o incómodas, es la misma sensación.

En verdad, es una dificultad emocional nada envidiable, el problema del inconformismo patológico. Es posible que en la niñez la persona haya sido educada de manera que no lograba satisfacer a sus padres o a ninguno, y por en ello en el presente no logra plenitud en sí misma. La dinámica familiar al respecto es de confusión emocional; el niño o niña no sabía si lo que hacía agradaba o no a sus padres, mucho menos saber lo que pensaban realmente de sus comportamientos o manifestaciones emocionales. Sin embargo, no serían las únicas causas de que alguien se sienta así. La autoestima se ve afectada por la misma ausencia de disfrute en la persona en las situaciones que vive, o programa para pasarla bien, en familia, en pareja, en los contextos donde interactúa. No se cree digna o merecedora de pasarla bien como quisiera, se busca un pretexto para sentirse mal, confundido.

La cura para ello lo constituye una actitud muy importante en la vida, nada fácil de aprender, y poco privilegiada por la cultura inmediatista actual: el contentamiento, el cual podemos definir como una actitud equilibrada ante los eventos diversos de la vida (positivos y negativos), y donde se tiene la posibilidad de vivir la vida con madurez y aprendizaje emocional. Esto puede explicarse con un ejemplo muy sencillo y simple: Cuando alguien mantiene su actitud equilibrada teniendo o no teniendo dinero; en estado de rebosante salud o en estado de enfermedad.

Como se ve, esto si que es todo un proceso de maduración personal, por cuanto la persona busca la satisfacción constante de sus necesidades y la evitación absoluta de toda incomodidad o malestar en su vida integral.

 ESTRATEGIA No. 14: Haga un listado de aspectos de su vida en general, en los cuales no se encuentra satisfecho (o no es feliz). Precise las sensaciones/consecuencias que le genera cada parámetro; identifique posibles causas de la insatisfacción, podría haber amargura, inseguridad, conflicto emocional, intolerancia, crítica, entre otros, que logra hacerle perder el disfrute de una situación con plenitud. Así mismo postule acciones para corregir su actitud inconforme con muchas cosas.

15 - ACEPTE EL AMOR DE DIOS

La autoestima cuenta con un alto componente de tipo espiritual, pues el aprecio personal no es una simple sensación de índole emocional, sino que penetra las raíces mismas del espíritu donde la persona experimentaría una plenitud mayor de su ser. De modo que la dignidad que Dios dio al hombre es una de las mejores muestras de su amor incondicional; Dios ve al hombre valioso, importante, lleno de sentido y propósito de vida. Esto es fundamental interiorizarlo, porque las personas en casos patológicos, hacen de la fuente exclusiva/definitiva de su aprobación lo que otros les dicen o determinen. Si bien, sentirse querido, amado, es algo natural, no lo es la obsesión por obtener el aprecio y amor de los demás. El equilibrio está dado de esta manera: el hombre se percibe valioso porque Dios mismo lo estima y dignifica (por ser su Creador), y es consciente de que debe amar y ser amado, aun cuando no sea objeto de aprecio de otras personas.

Acepte, pues, el amor de Dios para usted, lo cual afirmará su estima personal, como un ser de posibilidades y desarrollo personal constante. De otra parte, es muy satisfactorio contar con el amor específico y exclusivo de Dios, en contraposición a personas a las cuales no les caemos bien, por razones inexplicables.

ESTRATEGIA No. 15: Lea el siguiente versículo Bíblico varias veces, y dé una opinión acerca de lo que Dios dice al hombre allí. Dé gracias al creador por tener una percepción de usted de mucho aprecio.

"Porque te amo y eres ante mis ojos precioso y digno de honra." Isaías 43. 4b



Capítulo 9:
 Viva el presente. Perfección o excelencia


16 - VIVA Y DISFRUTE DEL PRESENTE

Uno de los grandes trucos o malas jugadas de la mente, es el juego que ella establece mediante la preocupación y la ansiedad por las cosas del pasado o por los posibles eventos del futuro. Experiencia que hace perder al individuo de su disfrute del tiempo presente (¡única posibilidad de trascenderse y salvar su existencia!). Priorizar sobre el pasado es anhelar el viento que ya pasó, el proceso vivido, culminado éxitosa o trágicamente; es anclarse en sentimientos de melancolía, nostalgia...cuando no de amargura, odio o desprecio. Vivir en el futuro significa tratar de coger el viento, que tan sólo sentimos, pero no lo podemos aprehender; es oscilar entre la duda, la incertidumbre y la ansiedad, es dibujar sin proporciones válidas. El pasado dice: ¡Soy mejor! ¡No he de perdonar! El futuro exclama: ¡Trata de saber cómo soy! ¡Qué tan seguro estás!

Como podemos apreciar, la vida se vive en el tiempo presente, donde usted puede decidir, cambiar, progresar, perdonar, crear, aprender...posibilidades para el HOY, oportunidades para el AHORA.

Su autoestima se fortalece de acuerdo a cómo usted vive el presente; qué hace para ser mejor persona; cómo saca provecho de todos los recursos que están a su alcance. Así mismo, el lugar y significado adecuado que usted da al pasado y al futuro. De otra parte, vivir una existencia presente llena de amargura, de frustración, de temor...también será indicativo de aspectos, precisamente con respecto al pasado o al futuro, que requieren ser sanados (inconformismo, hipersensibilidad emocional, intolerancia, crítica, desánimo, inconstancia...)

De modo que si desea una autoestima centrada en la realidad y llena de ánimo, concentre su vida en el presente, con responsabilidad por ser feliz y hacer felices a otros, en medio de un mundo bastante difícil.

ESTRATEGIA No. 16: Trace en un papel o en su agenda de notas tres (3) columnas, donde usted diferencie el pasado, el presente y el futuro; en la columna del pasado anote eventos que aún le molestan; en el futuro, anote posibles eventos que le causan preocupación e incertidumbre. Deje el presente para el final de la actividad, donde usted anote qué situaciones pueden hacer más provechosa su vida actual. Con respeto a las columnas presente y pasado, precise la imposibilidad de modificar lo ya vivido u ocurrido. Haga las paces al respecto. Con respeto al futuro, sea consciente de que está exclusivamente en las manos del Creador. Hay una diferencia abismal entre ser Dios y ser hombre terrenal. Concéntrese en el hoy.

17 - USTED NO ES PERFECTO

Muchas personas padecen hoy día del síndrome de las tendencias perfeccionistas. Si bien las Sagradas Escrituras sugieren al hombre la perfección semejante a como Dios lo es, este rasgo es patológico, en el sentido de que quieren hacerlo todo a la perfección, tener todas las cosas bajo control, además de tratar de mostrarse como ejemplo perfecto de comportamiento y acción. Situación que pierde su fondo al ver el carácter imperfecto de toda persona, que día a día comete errores y equivocaciones.

Por lo común, la persona perfeccionista no se satisface con nada, pues las cosas y los demás, no cumplen los requisitos perfectos de su mentalidad; su manera de pensar y actuar, le hacen ser intolerante con los demás, puesto que se cree en un nivel superior de actuación. La culpa, la ira, la crítica, la frustración, el cansancio mental y físico, forman parte de la nada envidiable vida de estas personas, siempre en búsqueda del acto y obra perfectos.

De forma que, si usted desea una sana autoestima va a tener que flexibilizar su actitud, reconocer, interiorizar que vive en un mundo imperfecto, con personas y eventos imperfectos. La autoestima del perfeccionista se resiente precisamente porque se siente incompleto con lo que ocurre siempre en su entorno.

Por más que usted se esfuerce o sea habilidoso, tarde o temprano va a fallar (no lo deseo para usted ni para mí), pero nuestra imperfección nos hace actuar como imperfectos; padres, hijos, líderes, funcionarios...se equivocan. El crecimiento personal y espiritual apunta a que podamos tomar las mejores decisiones de vida, que no nos sean tan costosas en sus consecuencias, pero la escuela de la vida, es un aprendizaje constante, hasta la muerte.

ESTRATEGIA No. 17: Piense en las cosas, eventos, personas que le hacen perder a usted su paz interior, o que por otra parte, le hacen cambiar su actitud. Reflexione sobre cada una de ellas ¿Cómo podría usted no dejarse afectar por ellas o dejarlas pasar? ¿Qué tan necesario es que las cosas salgan a la perfección? ¿Sería más feliz? ¿Llegaría hasta allí todo acto, obra? ¿Qué cosas hace usted a la perfección? o ¡En realidad no hay ninguna!

Flexibilice su actitud mental ante la vida. La excelencia es un mejor camino hacia la perfección, si es una meta en su vida. La excelencia es dinámica. Es un proceso paulatino para mejorar. Tarda años el carácter en ser madurado...para que no nos equivoquemos tanto.



Capítulo 10:
 Etapas de la vida. Éxito


18 - ACEPTE LOS PERIODOS O ETAPAS DE LA VIDA

Los psicólogos, los pedagogos, los médicos, en general los profesionales de la vida, ha dividido la misma en varias etapas; de manera que se habla de la infancia, de la adolescencia, la edad adulta, la vejez (ahora el adulto mayor). En realidad, si uno mira al prójimo comprende esto naturalmente; unos son niños, otros jóvenes, adultos y ancianos. Lo cual permite deducir que cada etapa de la vida es particular; trae su gloria o esplendor, como también sus crisis o desafíos por asumir. Cada época puede o pudo ser para una persona toda una experiencia feliz y satisfactoria de vida, o por el contrario una continua decepción.

Si usted es un joven, adulto o adulto mayor, puede hacer un balance de lo que ha sido y es su vida en la actualidad; ello le permitirá ciertas emociones y sentimientos con respecto a usted mismo: frustración, felicidad, decepción, confusión, baja autoestima, satisfacción, incertidumbre...para comprender que cada época es dada por la divinidad para ser vivida lo mejor posible: quizás sus anteriores etapas no fueron lo que hubiese querido, pero sí tiene la responsabilidad de un tiempo presente, acaso un futuro mucho mejor. Las etapas en la vida, son algo que debe uno asumir con mucha paz y aceptación, sea porque se fue muy afortunado o porque se fue herido o decepcionado.

Si desea una autoestima sana, en su justa medida, aprenda a disfrutar cada etapa de su vida, viviéndola lo más creativamente posible; aprovechando cada día lo máximo; valorando a quienes le rodean; siendo productivo a lo sumo, conforme a sus fuerzas. Si bien la vida no es a veces lo que uno piensa y desea, al menos con una buena actitud, se puede disfrutar de los privilegios del hoy, en la etapa que nos corresponde vivir.

ESTRATEGIA No. 18: Sitúese en la etapa que le corresponde vivir en la actualidad: piense en las cosas productivas que debería vivir. Haga un balance de dicha época ¿Es feliz? ¿Qué desea mejorar? ¿Qué desea hacer? ¿En qué se quiere dar una nueva oportunidad? ¿Qué cosas nuevas desea aprender? ¿Valora a las personas que le rodean? ¿Cuenta con Dios para sus planes actuales? Tenga presente que estas preguntas son fundamentales, y que su respuesta sincera a ellas es vital para un nuevo comienzo o mejoramiento de su calidad de vida.

19 - NADIE PUEDE HACERLE TRIUNFAR. SÓLO LE AYUDARÁN A LEVANTARSE

Cada persona, en realidad, debe desarrollar su propio proyecto de vida, es decir, cada cual cuenta con la responsabilidad de hacer crecer sus dones, habilidades o talentos, como quiera que se desee llamarlos. La iniciativa y compromiso parte desde la misma persona interesada en superarse o darle sentido a su vida mediante la capacitación y servicio a los demás.

En el camino de la vida muchos nos echarán una buena mano para capacitarnos, para enseñarnos algunos elementos importantes de la existencia, pero la realización personal (si entendemos por esto ser alguien) es labor de cada individuo.

La práctica y perfeccionamiento que usted dé o desee para sus cualidades o habilidades es un trabajo específicamente suyo, pues nadie hará dichas prácticas o dedicación por usted. Al respecto nadie salva a nadie, en el sentido literal de que, la medida de progreso y superación se la brinda la propia persona a través de un interés/práctica constante hacia las metas definidas.

De hecho el triunfo (un concepto extremadamente relativo y confuso) ha implicado más bien la renuncia de obstáculos y personas que no ayudaban mucho a la causa en la que personajes (hoy notables para el mundo) creyeron como metas válidas y objetivos nobles para la humanidad.

La verdad es que en el camino de la vida nos encontraremos con grandes obstáculos, así como con personas que nos darán su voz de aliento, su mano de apoyo, cuando no su tiempo para escucharnos, es decir, nos ayudarán a levantarnos, pero la victoria en la vida es tan de carácter personal, que adquiere la connotación de responsabilidad propia de cada individuo.

De modo que una sana autoestima es alimentada por un carácter productivo, que se motiva con metas nobles, que benefician a los demás, a parte de que traen profunda satisfacción personal y plenitud a la vida cotidiana. No será adecuado un sentimiento de autoestima donde la persona se queja de lo que no hizo, de las oportunidades que perdió, o se abandona al fracaso total de la vida... descargando la culpa en otros, en la sociedad en general.

Recuerde que otros le ayudarán a levantarse, pero le corresponde a usted personalmente triunfar.

ESTRATEGIA No. 19: Reflexione y seleccione dos o tres eventos en su vida en los cuales tuvo que decidir por sí mismo su resolución, a pesar de que otros pudieron escucharle, motivarle. ¿Qué enseñanza dejan dichos sucesos para su vida? ¿Cómo le animan a tomar nuevas decisiones en el presente? Así mismo ¿De qué forma fue valiosa la ayuda de otros en esos momentos?



Capítulo 11:
 Espiritualidad. Vida y crisis


20 - INTERÉSESE EN SU ESPIRITUALIDAD

La vida espiritual no debiera ser objeto de indiferencia y desprecio, pues la persona está compuesta o diseñada de una manera tripartita, es decir, cuerpo, alma (mente) y espíritu, y cada una cumple funciones específicas que influyen en el carácter y la personalidad del hombre. Por ejemplo, el cuerpo presupone la parte material del individuo, con sus diferentes sistemas, además del crecimiento, desarrollo y etapas que atraviesa cualquier persona en la vida; de él se desprenden los sentidos que nos ponen en contacto con el entorno y los demás, en un nivel muy sensorial. Por lo demás, el cuerpo se cuida, se alimenta, como si fuese el vehículo o instrumento del ser en el mundo.

Así mismo, el alma se compone de la voluntad, la mentalidad y las emociones, que hacen un ser social e interpersonal a cualquier individuo. Los problemas del alma es allí donde duelen. La gama de emociones y sentimientos se experimentan gracias a ella, así como el consuelo y la sanidad de las heridas emocionales deben ser curadas en su interior.

De otra parte el espíritu es el aliento de vida del hombre puesto por el Creador, y su función principal es ser punto de contacto exclusivo con Dios; contacto que se establece mediante la oración (diálogo) con Él. En consecuencia, como seres integrales, necesitamos de la fortaleza del creador frente a los diversos eventos de la existencia, en este caso, como un medio de vivenciar una autoestima sana con bases sólidas de espiritualidad.

Como se ve, no sería muy equilibrado, entonces, privilegiar alguna de las áreas constitutivas del hombre, en detrimento de alguna de las otras, por el simple hecho de restarles importancia o asumir una actitud indiferente. La autoestima es de origen divino, y se sustenta en firmes cimientos espirituales, mediante una relación amigable con el Creador de la vida.

ESTRATEGIA No. 20: Disponga unos minutos donde usted se encuentre solo; medite en su relación con Dios. Establezca si está olvidada o requiere mayor intimidad. Hable con el Creador y hágale conocer sus diversas necesidades, de todo tipo, así como también pídale perdón por lo que usted considere necesario hacerlo. La relación con Dios se forma como un hábito espontáneo en la medida que se tiene contacto habitual con él a solas.

21 - ACEPTE QUE LA VIDA TRAE CRISIS INEVITABLES

En cierta ocasión estábamos desayunando con mi esposa Carolina. Próximo a nuestra mesa se encontraba a punto de desayunar un hombre, trabajador de una empresa conocida en Colombia, cerca de allí; se encontraba un tanto animado, cuando sonó su teléfono, recibiendo la noticia de que su padre había fallecido; el hombre cambió totalmente en instantes, comenzó a llorar, su rostro se alteró...en realidad no pudo terminar su desayuno. Se paró y se movilizó a hacer lo que quizás correspondiese: viajar al entierro de su ser querido.

Como se puede apreciar, la vida de este hombre cambió en contados segundos. De igual manera, nuestras vidas oscilan entre cambios extremos; éstos pueden ir de lo positivo a lo negativo; de lo alegre a lo triste, y viceversa. Es una realidad que debemos interiorizar, conocerla, asimilarla, porque nos ahorrará momentos de amargura y resentimiento con la vida, con las personas, con Dios.

Una autoestima centrada en la realidad, no desubicará a una persona cuando la aflicción le toque, cuando los cambios drásticos se presenten (enfermedad, accidente, quiebra, pérdida...), por el contrario, le ayudará a seguir con dignidad sabiendo que el sufrimiento forma parte inevitable del existir. Precisamente porque la autoestima es un valor intrínseco que proyecta al hombre por encima de sus dificultades y obstáculos, cualquiera que ellos sean.

Los obstáculos y fluctuaciones de la vida, por lo demás, no deben constituir un motivo de resentimiento, de abandono, de desesperanza...surgen para poner a prueba las potencialidades de la persona, a madurar su carácter, además de valorar los eventos esenciales de la vida que sí merecen la pena.

ESTRATEGIA No. 21: Recuerde uno (1) o dos (2) eventos que hayan implicado cambios drásticos en su vida. Detalle lo que fue desagradable o agradable en cada suceso. Precise cómo cambiaron su vida. En caso de ser una situación presente determine cómo cambia su vida actual. De otra parte, extraiga aprendizajes parta toda su vida de dichas circunstancias hayan sido adversas o favorables.



Capítulo 12:
 Concepto de autoestima. Valore su persona


22 - TENGA BASTANTE CLARO EL CONCEPTO DE AUTOESTIMA

En uno de mis anteriores textos precisé el hecho de que la autoestima no es el camino directo a la felicidad como lo hacen creer algunos autores. La autoestima no es una panacea de la personalidad y del carácter, pero si es uno de sus componentes importantes a la hora de vivir la vida cada día.

Había mencionado que la motivación, la espiritualidad, el proyecto de vida, la asertividad, los valores, las actitudes, la inteligencia emocional, entre otros aspectos, son importantes a la hora de edificar una persona integralmente.

Por supuesto, nunca es igual una persona que tiene aprecio y cuidado de sí, que otra que denigra de su propia existencia, la cual debe asumir o renunciar a ella (este último hecho de múltiples formas: vicios, malos hábitos, dudoso estilo de vida, falta de dominio propio...)

Por ello es bueno que usted sepa que la autoestima es la forma como usted se estima y aprecia a sí mismo, pese a los defectos e imperfecciones de su carácter, además de las habilidades interesantes que posee como persona. La autoestima es el valor que usted se da a sí mismo.

De modo que la autoestima no es...

... egoísmo, donde la persona sólo piensa en sí misma, sus intereses y necesidades;

Compre Libros Libros Baratos Se habla espanol
cheapbooks.comEnlaces patrocinados
... egocentrismo, donde se busca ser el centro del mundo y de las personas, y de esta manera se actúa; egolatría, donde la persona llega a sentirse Dios por la posición, habilidad, poder, fama, etc., que ha logrado en la vida;

... narcisismo, donde el individuo se cree lo más bello de la tierra, digno siempre de admiración;

... orgullo/soberbia, donde la persona se envanece por lo que hace como si otros no tuvieran talentos semejantes y excelencia en lo que realizan;

... autoconfianza/autosuficiencia patológica, donde la persona cree que todo lo puede y todo le saldrá bien, desconociendo el papel de Dios en la vida de su creación, las imperfecciones del mundo y sus propios fallos;

... perfeccionismo, donde se cree que se actúa mejor que los demás, que se hacen las cosas de forma perfecta, y los otros no tienen la capacidad/nivel del propio individuo perfeccionista para vivir, hacer las cosas y gobernar el mundo.

ESTRATEGIA No. 22: Piense en aspectos reales por los cuales usted debe valorarse. Tener una familia, una labor, una posición, un proceso de cambio personal, entre otros, pueden hacerle sentirse bien. Pero en esencia es su ser como persona lo que debiera hacerle sentir verdaderamente valioso. Analice lo que no es la autoestima y determine corregir alguna de dichas distorsiones en usted, que hacen del carácter y de la personalidad algo arrogante y nada privilegiado por los demás.


Capítulo 13:
 Descanso y esparcimiento. Controle el estrés y la ansiedad


23 - EL DESCANSO Y EL ESPARCIMIENTO SON VALIOSOS

Se viven tiempos bastante difíciles para la vida personal y familiar. Uno de los factores que influyen en los altos niveles de estrés y ansiedad que manejan las personas radica en el afán, la preocupación, la agitación, el ritmo veloz de la vida laboral en pos de la productividad (proceso que no parece detenerse o modificarse fácilmente), impuesta inevitablemente por las diversas instituciones. Así mismo, la sociedad actual es una sociedad de consumo donde las personas buscan satisfacción constante para sus necesidades (sus nuevas necesidades creadas...), y la obtención del éxito como algo palpable y material que pueda demostrarse.

Aunque este es un texto para el mejoramiento de la autoestima, cabe mencionar que muchas personas se sienten desanimadas, confrontadas, minusvaloradas, muy exigidas...debido al ritmo de vida laboral que llevan a diario. Lo cual quiere decir que muchas personas no ven en el descanso y el esparcimiento necesidades u oportunidades de oxigenar su vida, de hacer un alto a la monotonía, el consumismo, al afán de progreso, tan impuestos por la cultura a la actual humanidad.

Todo esto, tarde o temprano repercute en la salud de las mismas personas, y a nivel familiar en la soledad y abandono para con los hijos, los cuales buscarán en otras escapatorias y amistades medios de sentirse escuchados, valorados o miembros verdaderos de un grupo social.

Es posible que la persona llegue a ver el trabajo como la esencia de la vida (es un medio de dignificación y desarrollo, pero no lo último de la tierra, y más cuando se tiene familia), y todas sus fuerzas físicas, mentales y espirituales queden allí agotadas.

La recreación, el descanso, el esparcimiento (le llaman también cultura del ocio) son básicos en la renovación integral de la persona, de la unidad e integración familiar. No se requieren, como a veces suele pensarse, grandes sumas para pasarla bien un buen rato. Además, cada familia determina de acuerdo a su nivel de vida, las actividades seleccionadas para pasarla bien. El asunto es realizarlas con periodicidad, semejante a la rutina que el trabajo impone al hombre. Ir a cine, viajar, visitar parques, museos, exposiciones, practicar algún deporte, comer fuera de casa, una caminata ecológica, una visita al zoológico, echar un vistazo a los centros comerciales, jugar algo en familia, entre muchas más alternativas, generan sensación de bienestar interior en las personas, en los niños, y nunca son menos importantes que la actividad laboral, altamente privilegiada por la percepción de lo monetario.

ESTRATEGIA No. 23: Con papel y lápiz en mano, tome nota de las actividades que usted realiza para sí mismo o con su hogar/familia, de manera habitual. Es posible que la gama de ellas sea muy limitada, y se privilegia el trabajar y trabajar. Precise la calidad de dicho esparcimiento, qué brinda a la familia ¿Genera más unidad? ¿Renueva el estado de ánimo? Así mismo escriba otras actividades que también podrían disfrutar, pero que no se han tenido en cuenta. Por lo demás, ¿Cómo es su estado habitual de ánimo? ¿Se divierte sanamente? ¿Cuáles son hobbies favoritos? Trate de hacer un balance al respecto de sus apuntes ¿Qué decisiones toma al respecto de la recreación, el descanso y el esparcimiento en su vida personal y familiar?

Por lo demás, debemos ser sinceros con nosotros mismos, en cuanto a las actividades que seleccionamos; éstas deben apuntar a la sana integración familiar y el verdadero descanso de la vida emocional y el espíritu. Esto se explica con un ejemplo sencillo: una familia que se reúna a embriagarse no podría decir que disfruta de un momento recreativo sano; el mal ejemplo que se da a los hijos, los valores que se pierden allí auspiciados por los padres o mayores son los supuestos beneficios allí logrados. Por supuesto, esto no es comparable con la sensación agradable de disfrutar del sol en una piscina, lago, río o playa agradable, sanamente.


Capítulo 14:
 Estado de ánimo. Personas ante problemas


24 - ENFRENTE EL DOBLE ÁNIMO

El doble ánimo, es decir, la tendencia emocional a cambiar de ánimo y decisiones alternativamente, es un problemática común del carácter y la vida emocional de la persona, lo cual también da cuenta de su imperfección psicológica.

Algunas características del doble ánimo: incapacidad para terminar algo, llevarlo hasta el final; tomar una decisión con cierta firmeza y cambiarla radicalmente de un momento a otro (esto con cierta constancia o regularidad); cambios emocionales constantes (oscilaciones), no necesariamente al mismo nivel de una enfermedad mental; en la incapacidad de tener ánimo constante y disfrutar de las diversas situaciones; insatisfacción casi en todo cuanto se hace; también las personas de doble ánimo pueden ser fácilmente llevadas de un lado a otro, por su voluntad débil o carácter voluble.

Como usted apreciará, no es nada deseable este estilo de vida, pues hace vivir mal: frustración, insatisfacción, inconformismo, afán...forman parte del individuo de doble ánimo. Aunque sería objeto de otro libro esta temática, podemos decir que el doble ánimo puede surgir, generalmente, de una vida orientada hacia los problemas, a inmiscuirse en dificultades sin necesidad, en la falta de perdón, la indisciplina, la ausencia de espiritualidad, un cultivo inadecuado del pensamiento.

Por supuesto que una vida regida por la inconstancia, el abandono de los proyectos e ideas, el cambio repentino y patológico de las decisiones, un corazón lleno de sentimientos dañinos, afectan el propio concepto de sí mismo, a la autoestima de la persona; no sentirá satisfacción sana de sí. Por ello, enfrentar y sanar el doble ánimo es algo esencial en la vida; esto se logra mediante el perdón, el cambio de hábitos dañinos, el cultivo de la espiritualidad, el cuidado del pensamiento...eventos que una persona en proceso de cambio personal, no puede esquivar u obviar por más que quiera.

ESTRATEGIA No. 24: Elabore una lista de proyectos, ideas, planes que usted ha tenido, y que quedaron en el olvido, abandonados...por el doble ánimo o la inconstancia. ¿Cómo sería su vida actual si los hubiese llevado hasta el final? ¿Qué puede retomar de ellos? También piense en aquellas cosas que ha logrado ¿Cuánto le han costado? ¿Qué función cumplen la voluntad y la disciplina en dichos logros?

Precise cómo es su estado de ánimo ¿Constante? ¿Inconstante? ¿Desanimado? ¿Desesperanzado?...después de ello tome la decisión, paso a paso, de hacer en adelante lo que se propone, lo que decide, lo que planea. Usted finalmente se sentirá mejor en el proceso.

25 - TODAS LAS PERSONAS AFRONTAN DIVERSOS PROBLEMAS

En uno de los primeros apartados se mencionó un poco acerca del sufrimiento del cual todos las personas somos partícipes en una u otra forma. Ahora bien, los problemas constituyen otro nivel de dificultades que la persona debe enfrentar para resolver y crecer, en áreas que pudieran darse por sencillas o insignificantes.

Un problema es un interrogante, inquietud, dilema, responsabilidad adquirida, conflicto, entre otros, que requiere una solución para una mejor interacción con los demás, con las instituciones, además de sentirse tranquilo consigo mismo. El problema es una situación muy particular cuando se incumple algo; cuando se producen dificultades en las relaciones interpersonales, cuando un mecanismo falla; cuando un nuevo desafío se plantea al individuo; cuando la persona tiene formas inadecuadas de proceder e interactuar; cuando surgen los imprevistos; cuando se toman malas decisiones.

La vida está compuesta de ellos, cotidianamente, y ayudan a perfeccionar, a madurar al individuo, en lo que se refiere al carácter, para asumirlos, para no ser reiterativo en algunos de ellos que surgen de una falta de aprendizaje y madurez como persona. Los problemas vienen en diversos tamaños, generalmente dependiendo de su impacto y sus posibles consecuencias; pero es también posible que la persona los agrande, los desproporcione, acarreándose ansiedad, angustia y algunas enfermedades de tipo psicosomático.

De modo que es un alivio saber que todos resolvemos a diario desafíos, inquietudes, imprevistos, cuyo fin es madurar integralmente al individuo; no deben verse como un acabóse (recuerde que más se perdió en el diluvio). En realidad, la idea es no acarrearse problemas propios por falta de organización, disciplina y dominio propio. Éstos causan mayor ansiedad y frustración a la persona. Los demás deben asumirse con la mejor actitud, para no sentir la autoestima con sensaciones de incapacidad, desánimo o abandono. Se dice que todo en esta vida tiene alguna solución.

ESTRATEGIA No. 25: Piense en varias situaciones que usted considera son verdaderos problemas para usted en la actualidad. Defina las molestias y consecuencias de los mismos. Precise de qué tipo son (familiares, personales, materiales, laborales...) Postule soluciones que usted considera acertadas y correctas para salir de los mismos. ¿Cuánto tiempo le llevará su solución? ¿Cuál es su actitud frente a diversas dificultades? ¿Cuáles problemas le son causados por otras personas? ¿En cuáles usted es el responsable?



Capítulo 15:
 Sensibilidad emocional. La esperanza


26 - VENZA LA HIPERSENSIBILIDAD

Ser susceptible, delicado, muy sensible (en un sentido negativo) a cualquier tipo de influencia, es la característica central de la hipersensibilidad; significa que la persona en cualquier momento se puede cargar, incomodar, afectar por cualquier evento de la vida; personas, actitudes, interacciones, comportamientos, el clima, la cotidianidad, todo puede afectar la vida del hipersensible que sufre al no sentir plenitud-conformidad-satisfacción por nada.

No es muy fácil explicar la extrema sensibilidad de un individuo ante situaciones inofensivas o no tan relevantes psicológicamente. Una fuente de origen podría ser la confusión que los padres dan a los hijos al corregirles, donde éstos no saben cuál será la reacción de sus padres, donde dudan si logran agradarles o no con sus acciones. La persona muy sensible vive a la defensiva, porque siente que el medio le puede agredir de un momento a otro, que las acciones y las personas buscan hacerle daño; por ello, son infinitos los motivos para sentirse sensible y quisquilloso ante todo. Una mirada, un roce, ciertas palabras, una actitud, son suficientes para poner en enojo, malestar, rechazo a este tipo de personas.

En realidad hay un vacío profundo en el alma de la persona, que no logra saciarse o disfrutar naturalmente de los eventos e interacciones. Usted puede comprobar estos con los siguientes ejemplos: Alguien que se pone susceptible porque no lo saludaron, no lo tuvieron en cuenta. El contacto de otras personas le molesta, le irritan, una mirada de otra persona desencadena toda una serie de pensamientos de persecución, de juicio. Estas personas rumian las situaciones de una manera obsesiva, buscando la explicación al hecho que estimuló su sensibilidad. Es posible, por lo demás, que sea una forma defensiva de proteger su estima personal (mermada, opacada), evitando cualquier tipo de contacto, lenguaje, que pudiera vulnerarle.

No es fácil la vida para este tipo de personas, que sufren constantemente en sus relaciones, y que quizás se vayan al extremo de buscar poder, figuración y control de cuanto les rodea. Sabemos que una autoestima sana permite al individuo interactuar, escuchar-dialogar, participar, sin sentirse amenazado o herido en cuanto sea vea involucrado. Sencillamente se siente digno y valioso.

ESTRATEGIA No. 26: Realice una lista precisa de eventos, interacciones, situaciones que logran incomodarle automáticamente. Piense un momento en ello, porque casi todas las personas nos perturbamos ante una que otra minucia que no cuadra con nuestro carácter. Precise cómo dichos detalles le causan malestar, qué le hacen sentir, qué percibe como una amenaza para usted de parte de ellos. Frente a cada detalle, escriba una solución para evitar caer en dicha trampa de la susceptibilidad. Es posible que usted sea hipersensible desde su niñez por situaciones inadecuadas de la dinámica de su hogar. Aquí necesitará más tiempo para reflexionar en sí mismo y perdonar bastantes situaciones y personas.

27 - NUNCA PIERDA LA ESPERANZA

La vida de cada persona es diferente. Para algunos la existencia ha sido como un dechado de virtudes, y pareciera que todo les ha salido bien. Para otros las situaciones vitales han sido muy difíciles, con múltiples problemas, uno tras otro. Mientras para ciertas personas la esperanza pareciera realizarse todo el tiempo, otros llegan a perderla, abandonándose como a la suerte de la vida, lo que les pueda ocurrir. La esperanza es la actitud o capacidad mental de esperar la ocurrencia positiva de los eventos o situaciones. La esperanza va acompañada generalmente de la fe, la cual le da la certeza de la ocurrencia de un hecho. Podríamos decir que la esperanza es el anhelo optimista de que un deseo se ha de cumplir, sin importar el tiempo.

La desesperanza, entonces, el hecho de pensar que ya no hay posibilidad, salida, arreglo para las situaciones en la vida, es uno de los enemigos de una autoestima sana, porque la persona comienza a perder su sentimiento de competencia y utilidad personal, haciendo de su vida algo difícil de sortear y poder triunfar. Cuando la autoestima se ve afectada por la desesperanza, la tristeza, el desánimo, la apatía, el abandono, hacen presencia en la cotidianidad de la persona, que ve imposibilidades en todas partes.

Una sana autoestima se basa, además, en el sentimiento de competencia y capacidad de poder cambiar/afectar para bien circunstancias adversas del diario vivir, poniendo los esfuerzos necesarios para sobreponerse a los obstáculos, tan comunes en la cotidianidad. La desesperanza aprendida, como la llaman algunos psicólogos, significa llegar a pensar que por más que se intente hacer algo en pro de una situación, ya no es posible modificarla como tal. Por tanto, una persona verá su autoestima mermada al sentir que no tiene fuerzas ni recursos necesarios para vivir la vida de una manera más exitosa. De modo que, la esperanza es uno de los pilares básicos del desarrollo sano de la actitud mental de una persona, interesada en su felicidad y sentido positivo de la vida.

ESTRATEGIA No. 27: Medite en varios aspectos de su vida, situaciones, donde considera que ha perdido la esperanza (un cambio de su pareja, una situación laboral inmodificable, el comportamiento inadecuado de un hijo, una situación familiar de larga tradición, aspectos personales propios que hacen vivir mal...) Determine asumir una actitud correctiva, esperanzadora, frente a cada uno de los ejemplos. ¿Qué está en sus manos hacer para generar cambios al respecto? ¿Qué tan fuerte considera los obstáculos que se deben salvar? ¿Cómo sería su vida con una mejor actitud de esperanza?



Capítulo 16:
 Equilibrio emocional. Envidia, un problema


28 - BUSQUE EL EQUILIBRIO EMOCIONAL

El equilibrio o estabilidad emocional como suele entenderse a la capacidad y vivencia controlada de las emociones y sentimientos, es una de las experiencias más codiciadas por el ser humano; semejante a como se habla de la felicidad, Dios, el éxito, el amor y la alegría.

Día tras día muchos sufren con su mal carácter, si se entiende este como un enojo constante, una irritabilidad a flor de piel, la inconstancia en lo que se hace, la intolerancia con cuanto rodea a la persona. Controlarse, dominarse a sí mismo es una de las artes más difíciles, pero a la vez más anheladas, en el fondo, por toda persona orientada al cambio, al perfeccionamiento. Es posible entender el equilibrio emocional como una forma sabia y paciente de vivir la vida emocional, sin irse a los extremos emocionales, cualquiera sea la emoción en juego; decir vida emocional es referirse a la connotación/significado que el individuo da a sus vivencias...si es equilibrado en ellas, si posee cierta madurez para no perder el control de la situación y por tanto de su propia vida.

Para el equilibrio emocional se requiere: estar en paz con Dios, consigo mismo, con los demás; se precisa estar evacuando los sinsabores diarios de la vida (no reprimiéndolos); se requiere perdonar cuanto sea necesario, en cualquiera situación de la vida, además de un amor por los demás que permita aprender de sus errores, de sus valores. Es conociéndose a sí mismo en la forma de actuar, de responder ante las situaciones diversas, cuando se crece como persona, especialmente si se es sincero consigo mismo en los desaciertos y debilidades.

El equilibrio emocional viene siendo, en realidad, una conquista diaria, donde la persona se vuelve consciente de sus malas respuestas al entorno, a las personas, sus inseguridades propias, sus actitudes desagradables. Se supone que el aprendizaje emocional ayudaría a no recaer fácilmente en comportamientos dañinos, tóxicos emocionalmente para la persona y sus semejantes. La autoestima de alguien equilibrado es una vivencia satisfactoria de interacción benéfica con el medio, con los demás. Usted se siente bien, cuando está bien; esto que suena tan obvio no es real a la hora de la verdad de la realidad emocional que viven los seres humanos.

ESTRATEGIA No. 28: Evoque una situación cercana en la cual usted perdió el control (ira desmedida, crítica mordaz, tristeza profunda, depresión, culpa excesiva...). Analice cómo se sintió al respecto. Determine claramente cómo hubiera podido responder sanamente a tal evento. ¿Cuál sería su modo de responder u operar en situaciones similares que seguramente volverán a presentarse? ¿Qué reacciones emocionales deben cambiar en usted definitivamente?

29 - NO ENVIDIE NADA NI A NADIE

"Es como algo que carcome el alma" se ha oído decir con respecto a la emoción y sentimiento negativo de la envidia. En realidad, la envidia es el sentimiento que hace codiciar a las personas lo que otros son, tienen, han adquirido (su bienestar). Es toda una sensación negativa porque hace que la persona experimente cierta amargura e ira por la posición del otro. Así mismo crea una sensación de incapacidad puesto que el envidioso pudiese pensar que no está en la facultad de progresar o cambiar positivamente aspectos de su vida personal en general. Por supuesto que, la envidia implica cierto nivel de comparación con respecto del objeto o persona que causa la misma o se interpreta como codiciable.

No es de ningún modo sano y positivo estar pendiente de lo que los demás hacen, es decir, si dicho control sobre los demás se realiza para establecer el propio progreso o experimentar frustración ante lo que otros han logrado. El amor auténtico al prójimo implica sentir alegría por su progreso, sus cambios, sus logros. Nuestra preocupación por el prójimo es para que se encuentre bien o mejore su calidad de vida, pero no para desear lo que él ha obtenido con esfuerzo y disciplina.

Además, siempre debemos ser cuidadosos, pues lo que se codicia de otro a veces no es un ejemplo de valores y principios morales, sino afán de vanidad y ostentación. Querer estar en la posición y privilegio de alguien, generalmente, no es del todo codiciable, pues lo esencial del hombre (su alma y espíritu) no pueden ser saciados por lo material (fama, poder, ostentación), como la cultura trata de hacerlo entender. Cada persona debe realizar su propio proyecto de vida, mejorar su estilo y calidad de vida, pues finalmente es un derecho que tienen todos los seres humanos. En lo que respecta a una buena autoestima, ésta debe estar fundamentada en el valor único de cada persona, plena de posibilidades para su desarrollo, día a día, mejorando lo necesario, y fortaleciendo lo poseído como talento o capacidad.

ESTRATEGIA No. 29: Tome nota sobre aquellas cosas que desearía tener/ser, haga un listado sincero de ello (no es malo desear ser dueño de un gran edificio; ser muy amable, por ejemplo); también: cómo le gustaría que fuese su familia; cómo le gustaría ser a usted como persona; cómo le gustaría que fuera su vida en general. ¿Qué puede hacer usted para lograr lo que le hace falta? ¿Cómo puede disfrutar ahora con lo que cuenta? ¿Cómo podría sacar más felicidad de lo que ha logrado hasta ahora en su vida?

Así mismo, piense en alguien que pueda tener algunas de las cosas que usted anhela. Responda: ¿Es más feliz ella que usted? ¿Vive mejor ella la vida que usted? ¿Es más exitosa dicha persona que usted? La respuesta a estas preguntas es importante. Notará que la felicidad y las cosas son eventos muy relativos en la vida, que no lo hacen a uno dichoso absolutamente. Son medios de vida, nada más. Lea cómo la Biblia lo enseña al respecto: "He visto asimismo que todo trabajo y toda excelencia de obras despierta la envidia del hombre contra su prójimo. También esto es vanidad y aflicción de espíritu. (Eclesiastés 4.4)



Capítulo 17:
 Soporte emocional. Pensamiento optimista


30 - TENGA BUENOS SOPORTES EMOCIONALES

Un edificio puede soportar diversos riesgos si cuenta con buenas estructuras. Esta es como una ley general de la vida: aquello que es fuerte resiste lo que quiere hacerle débil. Así mismo una buena autoestima, como soporte o protección emocional (psicológica) ayuda mucho a una persona frente a las tormentas de la vida cotidiana. Tormentas, que por lo demás, son tan naturales, por el hecho de vivir en un mundo con múltiples imperfecciones.

La vida emocional no es la excepción en su cuidado; cada día las personas nos cargamos con las situaciones, con las relaciones interpersonales; hay días fáciles, otros son complicados. Las emociones oscilan constantemente; se pasa de la alegría a la tristeza, del amor al enojo, es decir, cada día es toda una gama emocional, para bien o para mal.

De modo que si usted desea una autoestima sana, cultive los siguientes soportes emocionales:
 - Aprenda a descargar las emociones negativas con alguien (amigo, cónyuge, terapeuta); mediante la oración. No guarde sentimientos malsanos que harán daño permanente a su alma (resentimiento, amargura, odio...)
- Vigile sus reacciones emocionales de forma espontánea; reflexione cuando se haya equivocado, cuando haya acertado; esto le dará aprendizaje emocional para mejorar lo que sea necesario.
- Nadie es perfecto psicológicamente, acepte a las personas como son (tolerancia), esto evita múltiples problemas interpersonales por la crítica, la intolerancia y los desacuerdos.
- Sea observador, aprenda de los demás; cómo pierden el control, cómo se exceden, cómo interactúan...esto genera gran aprendizaje para no repetir lo mismo, mas no para sentirse mejor o criticar.
 - Viva sus valores, aquello en lo que usted cree y que considera le dan mejor calidad de vida. Los valores protegen muchas veces al individuo de acarrearse problemas innecesarios (que traerían indudablemente dificultades emocionales)
- Practique la oración, el diálogo con Dios descarga y libera el alma, y hace la vida más sencilla y llena de paz.

ESTRATEGIA No. 30: Piense en su vida emocional. Responda: ¿Es equilibrada? ¿Con cuánta frecuencia se enoja, pierde el control? ¿Es usted alegre o triste la mayor parte del tiempo? ¿Cuál considera es su mayor soporte emocional? ¿Qué no le deja derrumbarse del todo? Determine en adelante no sufrir por eventos que no implican sufrimiento, que puede dejarlos pasar porque no son realmente relevantes.

31 - CULTIVE UN PENSAMIENTO OPTIMISTA Y ALEGRE

Las grandes batallas del hombre, son ganadas primero en el pensamiento antes que en la misma realidad. La vida mental de toda persona es importante; fundamental para determinar una vida más plena. Muchos de los éxitos de las personas triunfantes cuentan en una excelente actitud positiva y optimista como su mejor fundamento. Y no es algo fácil que ellos hayan logrado, sino todo un entrenamiento en la vida cotidiana contra el negativismo, el pesimismo, los obstáculos, el desánimo, la duda, la desesperanza, la apatía...enemigos todos de la madurez mental y la calidad de vida.

Esto se demuestra con un ejemplo cotidiano (podríamos ejemplificar miles, objetos de otro texto): el clima a muchas personas parece influirles en su humor o estado anímico. Alguien que viva en clima frío, puede notar un aumento del mismo y quejarse o amargarse el día ¡Cuando lleva años viviendo allí mismo! Sí es posible sentirse incómodo en lo corporal, pero es más la importancia psicológica dada que otro factor realmente determinante. La persona entonces juzga el día como malo, pésimo...claro, a veces se usan algunos despectivos más subidos de tono.

La vida mental se desarrolla, se cultiva, primordialmente a partir de la información diversa (experiencias, contenidos, aprendizajes, afectos...) que ingresa en el cerebro y llega a formar parte (convicción) de la mentalidad de la persona. Desde muy temprana edad los cuidadores del niño transmiten contenidos diversos que le indican al mismo cómo debe pensar, sentir, obrar. Esto no es algo malo, siempre y cuando la influencia y educación en el niño sea lo más positiva, moral e íntegra posible. Por ejemplo: no es lo mismo la vida mental y afectiva de un niño que creció viendo a sus padres maltratarse durante años, que la de otro rodeado de un ambiente lleno de amor, amistad y diálogo. Algunas personas en la vida adulta tardan tiempo en perdonar, en recuperarse de dichas experiencias desagradables de la vida.

El cuidado de la mentalidad es importante, más que la apariencia que pretenda darse frente a otros. Es finalmente lo que está en el corazón (mente) de la persona lo que la revela tal y como es. Es su pensamiento lo que hace que sea como es. Nuestra vida sería mejor si renováramos nuestra mente día a día erradicando prejuicios, esquemas y convicciones que no producen beneficio en la vida. El pensamiento optimista y alegre ayuda a experimentar una autoestima sana, porque el individuo aprende a pensar bien cada día más, y no sufre derrotas mentales frente a los obstáculos de la cotidianidad. La persona pensará lo mejor de sí y actuará de manera congruente con sus principios y valores. Comprenderá el valor de cuidar el pensamiento, ante la información que permite ingresar en su mentalidad.

ESTRATEGIA No. 31: Seleccione dos situaciones de su vida frente a las cuales usted mantiene una actitud pesimista; igualmente dos situaciones en las cuales es optimista sin lugar a dudas. Ofrezca una solución (nueva actitud) para dominar el pesimismo al respecto ¿Cómo podría ver dichas situaciones de manera positiva? Así mismo ¿Cómo puede usted consolidar más su actitud positiva frente a lo que se siente seguro?



Capítulo 18:
 Aprender cosas nuevas. Ser auténtico


32 - APRENDA ALGO NUEVO CADA DÍA

La vida es un aprendizaje constante. Cada mañana la persona se enfrenta a nuevas actividades, nuevas interacciones, nuevos desafíos que lo prueban como persona, en la vida familiar, la vida social y su propia personalidad. Pese a la inmensidad de conocimientos y saberes que hoy día son muy especializados en todas las ciencias, artes y oficios, el individuo corre el riesgo de no renovar sus conocimientos y conformarse con una gama de conocimientos específicos. La tecnología, en un sentido más técnico, constantemente está descubriendo nuevas formas de tratar la información, de optimizar las comunicaciones, y las personas vinculadas a ella, precisan de actualizar sus conocimientos. Es un proceso que ya no se detiene.

En la vida misma sucede igual, siempre la persona puede aprender de sus semejantes, de sus propias experiencias erróneas y positivas. Nadie sabe tanto como para que no pueda interiorizar algo valioso para su estilo de vida. De modo que, cuando nos interesamos en aprender cosas nuevas (intelectuales, técnicas, espirituales, emocionales, laborales...) damos a nuestra autoestima la sensación de capacidad y utilidad para servir en sociedad. Un curso, una actualización, una nueva carrera, un seminario, leer un nuevo libro, entre muchas modalidades, constituyen formas de aprender algo nuevo, que traen mayor sentido a la vida, la ampliación del campo de acción para ayudar en la construcción de una sociedad mejor.

Quizás usted sea excelente en alguna área del saber o en algún oficio, pero una actividad alternativa le dará una sensación de satisfacción, de creatividad, de respiro, a su cotidianidad, si es que acaso la monotonía no le ha tomado ventaja. Siempre habrá algo que aprender, y esto enriquece la vida, el ser muy funcional en beneficio propio y el de los demás.

ESTRATEGIA No. 32: Haga un listado de actividades, capacitaciones nuevas que le gustaría realizar. Coloque enfrente de cada una de ellas qué tan viables y realizables son. Así mismo qué tanto le apasionaría hacer dicha actividad, como motivación, para llevarla adelante. Precise cómo le concedería a usted cierto bienestar y crecimiento personal. ¿Cuándo, entonces, empezará su nueva actividad?

33 - SEA AUTÉNTICO. CERO APARIENCIAS

En nuestra cultura actual, especialmente alentada por los medios masivos de comunicación, la cuestión de la identidad, la autenticidad e integridad de las personas cuenta con bastante oposición, o mejor aún, no es muy fundamentada o estimulada en beneficio de las mismas. Es posible que determinados medios de comunicación ajenos a los principios morales, pretendan crear televidentes, oyentes, usuario despersonalizados, es decir, muy vulnerables a cualquier tipo de producto e influencia. Cabe aclarar que la economía es un aspecto fundamental en cada país, y las empresas piensan en la satisfacción de las necesidades básicas del individuo, pero sabemos que la mayoría de las necesidades sociales son creadas. Lo que no era trascendental para usted ahora forma parte de su canasta familiar, y hasta llega a sentirse incómodo/infeliz si no cuenta con ello o no lo puede adquirir.

Ahora bien, ser auténtico en un mundo, bueno, del cual formamos parte, no es nada fácil, cuando nos viven diciendo cómo debemos ser/hacer, para el lucro e interés de otros. De modo que, en algunos la autoestima se ve afectada por las comparaciones, y de esta manera colocan como estándares por alcanzar lo que la sociedad establece, lo que otros son o logran. Por supuesto que, cuando dichas expectativas no se cumplen lo menos que alguien puede experimentar es frustración, desesperanza y negativismo. La autenticidad permite que una persona sea transparente, es decir, no requiera de muletas, disfraces, apariencias, y así mostrarse a otros para indicar que se está bien. Cuando la persona está totalmente hecha de lo que los demás le han prescrito, nunca sentirá satisfacción plena por lo que es: persona en esencia con valor.

Como terapeuta creo que cuando las personas viven tratando de demostrar a los demás lo grandiosas que son, lo importantes que debieran ser reconocidas o apreciadas, hay problemas de vacío interior o madurez emocional. Cada individuo vale (es intrínseco a su ser), es una opción, un proyecto de vida, trascendencia, sentido...pero el proceso creado por hombre para demostrar que se es valioso deja a muchos desgastados/inconformes hacia el final de su vida, cuando no en la frustración.

No estoy diciendo que las necesidades de afecto, aprecio, amor, logro, deban suprimirse. Sin embargo, cuando el individuo hace de esto una prioridad (el hambre de significancia, le llama un autor), se va a encontrar con sorpresas: no todo el mundo le apreciará, no todas las puertas se abrirán, no todos los sueños se cumplirán, etc. Por lo demás, cuando una persona desarrolla sus talentos para su propio progreso y servicio a los demás, se sentirá más satisfecho de formar parte del gran engranaje del universo, donde ser útil ya es un gran dividendo. De manera que, la autoestima se experimenta mejor cuando se es auténtico, sin maquillajes que tarde o temprano habrán de desaparecer y mostrar la propia realidad: la necesidad de cambio personal.

ESTRATEGIA No. 33: Medite en varias ocasiones en las que usted no ha sido realmente la persona que es. Sea sincero al respecto. ¿Cómo hubiera podido actuar realmente? ¿Qué dificultades se hubiera ahorrado mostrándose auténtico? ¿Ha aparentado por darles gusto a otras personas? ¿Lo ha hecho por quedar sencillamente "bien"?




Capítulo 19:
 Vida trascendental. Buscar la paz



34 - TENGA ALGO TRASCENDENTAL EN SU VIDA

Es muy admirable ver cómo en algunas familias los padres disfrutan y deciden sacar a sus hijos adelante, de la mejor manera posible. Esta es una determinación muy concertada entre los cónyuges, que vuelven trascendental dar los mejores hijos a la sociedad, además de un ejemplo de vida familiar y educación.

Esto se vuelve trascendental, es decir, algo sublime para la pareja; presupuestos, ahorros, sacrificios, disposición, disciplina, ejemplo, se conjugan para tal cometido. De manera similar, el que tengamos motivos o metas que nos trasciendan es muy valioso para experimentarse pleno, con sentido, es decir, con buena autoestima; ese motivo/meta trascendente lo impulsa a usted a seguir adelante y a enfrentar las dificultades, cualquiera que ellas sean. Sencillamente, usted llegará hasta el final de su cometido.

Hay fortaleza, energía, motivación en usted; no mira hacia los lados; tiene su visión en algo que decididamente ya le pertenece. La acción le conducirá inevitablemente allí. Por consiguiente, si desea una autoestima de buena calidad, mínimo deberá contar con un (1) motivo trascendente en su vida (sea familiar, sea laboral, intelectual, espiritual, entre otros). Siempre debe existir algo que empuje a las personas a ser mejores, a lograr nobles objetivos, que beneficien a quienes les rodean. Es fácil identificar la calidad y estilo de vida desesperanzado y desmotivado en muchas personas: no tiene una meta/motivo que los trascienda.

ESTRATEGIA No. 34: Con papel y lápiz escriba uno o varios motivos que a usted le dan trascendencia, es decir, le dan vida, motivación/acción. ¿Cuál es el objetivo/misión final de los mismos? En caso de no identificar algo superior y fuerte en su vida ¿Qué meta podría adquirir dicha importancia? ¿Qué decide al respecto de esa nueva meta-objetivo?

35 - SEA UN AMIGO DESEOSO DE LA PAZ

Vivir en paz, infortunadamente, no es algo muy característico de nuestras culturas. Observar un noticiero o informativo, da cuentas de la cantidad de conflictos que las personas, los países, las comunidades y sociedad en general deben enfrentar. Esto es indicativo de que la paz no es uno de nuestros mejores valores, prácticas y logros sociales. Uno se pregunta ¿qué hacer?

Parece ser que el mejor medio de vivir la paz es la práctica y consciencia personal de cada individuo: ¿Vivimos en paz con nosotros mismos? ¿Vivimos en paz con Dios? ¿Procuramos vivir en paz con los demás? Seguramente que algunos fallos en alguna de estas tres variantes no permitirán al individuo experimentar una vida de paz plena.

Sin embargo, la paz en este mundo no es ausencia de conflicto, de dificultades o problemas por resolver, pues de ser así nos encontraríamos en el cielo mismo, donde nada de esto parece corresponder. La paz es una actitud-conducta de amor, conciliación, comunicación, interacción consigo mismo y con el prójimo, es decir, se combate contra toda forma de guerra interpersonal que pudiera dañar a los unos y a los otros. En otro nivel es la apacible tranquilidad del alma y del espíritu, en medio de la tormenta de la vida. Es la facultad de estar sosegado consigo mismo, tomarse a sí mismo con calma y serenidad.

La autoestima también surge de la calma, de la apacibilidad, donde el individuo puede darse cuenta de quién es y lo que puede aportar-corregir con los demás. Una persona con su espíritu, mente y alma turbados, no vive bien, marcha con el conflicto e intranquilidad interior, que por supuesto, le hacen sentirse menos, incapaz para apaciguar su propia vida. De modo que si usted desea una autoestima sana, deberá aprender a tomarse tiempos de calma, soledad y tranquilidad consigo mismo, situación que el afán, la ansiedad, la angustia, combaten contra su estabilidad emocional y personal integral.

ESTRATEGIA No. 35: Recuerde la última vez que usted estuvo a solas consigo mismo, o se sintió realmente en paz. Ofrezca argumentos en torno de dicha sensación de paz (quizás usted pagó una deuda, viajó solo a un lugar; hizo las paces con alguien; pidió perdón a Dios...). De otra parte precise eventos que actualmente le roban a usted su paz. Numérelos. Establezca opciones-decisiones a tomar sobre ellos. En caso contrario qué situaciones-interacciones podrían llegar a ser una amenaza para su paz interior. Ahora bien, en caso de que nunca la haya experimentado, usted debe hacer un alto en el camino y tomar la decisión de perdonar, conciliar, decidir, emprender nuevos rumbos en su vida personal. Con una oración a Dios puede iniciar dicho proceso de descanso.


Capítulo 20:
 Proyecte su éxito. Persona: aspectos negativos


36 - PROYECTE SU MIRADA

De manera simbólica uno puede interpretar que toda persona triunfadora, exitosa, proyecta (levanta) su mirada para percibirse mucho mejor de lo que es, así como también enfrentar la rutina, inmovilidad o aparente incapacidad. Esto puede comprenderse y asimilarse con un ejemplo sencillo, para después relacionarlo con una sana autoestima.

Hay mañanas, generalmente, en las que me doy cuenta de que ni siquiera he mirado al cielo, a las montañas, al horizonte; y esto me da una enseñanza muy interesante: muchas veces nuestra mirada no sale de la cotidianidad, de la estrechez de visión o hambre de aspiraciones, porque uno mira siempre en el mismo sentido, en este caso hacia abajo. Al ser consciente de ello levanto la mirada y percibo un cielo azul de esperanza, un paisaje que aún sobrevive a la contaminación ambiental, o el mismo paisaje que se dibuja todos los días de manera diferente.

Cada día, hemos dicho varias veces, es nuevo y brinda la oportunidad de sobreponerse, de ampliar la visión-aspiración para con las cosas, los anhelos, de manera que podamos recomenzar una nueva vida. Es posible tener una mirada de derrota, que además vea obstáculos en todas partes, pero también es posible encontrar la salida a muchas dificultades e imposibilidades. Puede depender de cómo uno mire la realidad. Porque de esto, de los pensamientos que sustentan la visión-proyección personal, surgirán los comportamientos equivalentes a dichas ideas; si son de fracaso, se actúa como tal, si son de optimismo, se comporta la persona consecuentemente con ello.

Una autoestima sana se centra en la realidad, y se alimenta de una visión optimista de la existencia; si bien el optimismo no anula las equivocaciones y no hace inmune a ciertos fracasos, sí mantiene en dinamismo a la persona, que aprende a sonreír aun cuando el mundo no sea como quisiera. Precisamente uno de los rasgos distintivos de la persona con autoestima deficiente, es que varias partes de su cuerpo descuelgan (hacia abajo): la mirada, los hombros, el tono de voz, el lenguaje apocado.

ESTRATEGIA No. 36: Realice un dibujo muy sencillo de las cosas, hechos, eventos que quisiera conquistar en su vida. (No es una prueba de tipo artístico, le relajará un poco). Teniendo su gráfica con los pormenores, precise hasta dónde desea llegar con ello. ¿Qué obstáculos se presentan actualmente? ¿Se considera una de visión-proyección amplia o estrecha? ¿Mira usted al cielo o se centra en las rutinarias calles de su ciudad? ¿Considera encontrarse estancado en algún aspecto de su vida? Tome una decisión-acción que usted pondrá en marcha.

37 - ESTAMOS HECHOS A MEDIAS Y PERO

Algunas personas viven de tal manera que consideran no necesitar cambio en su vida. Al asumir esta actitud, incluso manera de ser-actuar, están insinuando su orgullo y autosuficiencia, pues la perfección es un atributo exclusivo de la deidad. Si bien, las personas tenemos la posibilidad real de perfeccionarnos cada día, no por ello la tarea es fácil y del todo placentera. Quien tenga dificultades personales con alguien puede dar cuenta de lo molestas que son las relaciones interpersonales difíciles, por mencionar un caso específico.

El decir que no se requiere cambiar puede estar sustentado por varias situaciones:
1. La persona cuenta con solvencia económica suficiente, de manera que siente tranquilidad por ello, y podría aparentemente arreglar todas sus cosas mediante el poder que le da el dinero.
2. La persona cuenta con un carácter más o menos controlable, y no padece de dificultades interpersonales con otros, lo cual le hace sentir que opera bien con los demás en todo. (Yo soy así...dicen algunos negándose al cambio)
3. La persona posee una o varias habilidades muy desarrolladas que le ganan la admiración de los demás, lo cual le hace pensar que su talento cubriría todas sus otras faltas o equivocaciones.
4. La persona practica una religión, que le haría sentirse mejor que los demás y autoaprobarse, porque practica ciertos ritos como otros no lo hacen.
5. La persona evita realizar ciertos comportamientos dañinos que otros hacen (por ejemplo. Embriagarse), sintiéndose mejor que los demás.

De estos ejes comunes salen las diferentes formas de autocomplacencia y autojusticación para no mejorar como personas y reconocer las fallas. Por ello, no estamos del todo hechos o perfeccionados, debemos admitir la necesidad de cambiar, en pro de uno mismo, de quienes nos rodean, puesto que el cambio hace del ser humano algo más digno y deseable de imitar.

Una sana autoestima, habíamos mencionado, se basa en la realidad, en este caso, la realidad de lo que uno es como individuo (Egoísta, falso, deshonesto...aspectos negativos) como motivos para el cambio y la transformación personal. Uno se siente mejor consigo mismo cuando es honesto y trabaja en pro de lo que debe mejorarse, si es que la autenticidad e integridad forman parte del proyecto de vida de una persona.

ESTRATEGIA No. 37: Realice un listado sincero de aspectos negativos diversos de su personalidad que considera deben cambiar. Sea sincero consigo mismo, al fin y al cabo es una actividad personal. Coloque en frente de cada parámetro la cualidad contraria (positiva) y posible acción-solución para dicho defecto, actitud o forma errónea de actuar. Decida cambiar porque todos lo necesitamos.



Capítulo 21:
 Valore a otras personas. Valores y cualidades propias

38 - VALORE A OTROS

Las demás personas también son importantes. En una cultura donde se privilegia el individualismo y la competencia fuerte entre las personas con respecto a una posición, privilegio, oportunidad o bienestar específico, se observa la actitud egoísta de las personas que sólo piensan en su satisfacción en personal, en algunos casos pasando por encima de la dignidad y estima de sus semejantes.

De modo que la valoración para con otros comienza por las personas que configuran nuestro hogar o familia. Luego, esto se hace extensivo a los amigos en general, y por último con los compañeros de trabajo. La valoración de los demás es importante puesto que indica además el concepto que tenemos de nosotros mismos: una persona que se autoaprecia puede dar dicho aprecio a otros, pues es sensible tanto a las necesidades de éstos como a las propias.

Algo que pudiese ser repetitivo, lamentablemente en el mundo de las relaciones interpersonales se manifiesta día a día: el egoísmo, donde cada cual busca su propio provecho. Las personas al no valorar a otras corren el riesgo de centrarse en sí mismas, crear su propio mundo inaccesible, así como perderse la capacidad de aprender de sus semejantes, donde también se encuentran valores, habilidades, anhelos, proyectos. No mirar y admirar lo que otros logran (claro, las buenas obras) indica estar lleno de prejuicios y prevenciones para con los demás, como si se les dijese: Llevas tu vida, pero no es tan trascendental como la mía propia.

Un principio fundamental de la autoestima se centra en la sentencia amarás a tu prójimo como a ti mismo, donde Cristo sugiere la dirección perfecta del aprecio y cuidado propio de la persona, pero también la preocupación por el bienestar del prójimo.

ESTRATEGIA No. 38: Piense en varias personas que son valiosas para usted. Determine las cualidades que las hacen especiales. Así mismo, piense en varias personas que no le son a usted muy significativas; precise la causa al respecto. Sin embargo ¿Podría encontrar en ellas valores específicos? ¿Estaría dispuesto a reconocer su valor al tener la oportunidad?

39 - SEA CONSCIENTE Y VALORE SUS CUALIDADES

A veces las personas detallan aspectos positivos de los demás (lo cual es maravilloso) pero no cuentan con la capacidad de reconocer sus propios valores, cualidades y aptitudes. Podemos ser buenos para ver lo admirables y prodigiosas que son ciertas personas en lo que hacen y logran, pero pierden la perspectiva de sí mismos.

En este sentido uno debe ser muy consciente de lo que es como persona, y precisar la gama de valores y aptitudes, que seguramente forman parte del carácter y la personalidad. No es malo, en verdad, apreciar la labor de otros, si ésta inspira, además de ser un buen modelo de obra social, integridad y principios morales. Sin embargo, no podemos quedarnos allí, suspirando por lo que otros hacen con gran calidad. Debemos determinar nuestros valores y cualidades y ponerlos a funcionar, a producir.

Cada cualidad hace de la persona un ser interesante, lleno de posibilidades, de oportunidades, así mismo le invita a trascenderse, a sentirse a mitad de camino con respecto de todo lo que podría lograr, en su arte, oficio, profesión, familia, vida personal y espiritual, etc. Esa consciencia debe ser permanente; no sólo cuando nos va bien, sino cuando los retos y desafíos normales de la vida se presentan de un momento a otro. Se entiende como estar alerta, en contra de aquello que pueda hacernos declinar, retroceder, renunciar a la dignidad, a una sana autoestima.

Las cualidades y valores son adjetivos valiosos para la existencia, que como convicciones adecuadas de vida, determinan acciones, un estilo de vida productivo, digno, que proyecta a la persona cada día más.

ESTRATEGIA No. 39: Elabore una lista de cualidades-valores que se apliquen a usted (por ejemplo: amabilidad, actividad, honestidad, responsabilidad...). Enfrente escriba cómo mejoran su calidad de vida. También enfatice cómo le son productivas en su vida (por ejemplo: la amabilidad le reporta excelentes relaciones interpersonales con su entorno). Así mismo, escriba otras cualidades que usted desearía tener como persona, las cuales le harían más productivo en todo lo que hace.



Capítulo 22:
 Autoestima sana. Confianza


40 - ¿SE CONSIENTE USTED?

Cuando una persona posee una sana autoestima se siente a gusto consigo misma; esto no de una manera perfecta por el hecho de que existen cosas que debemos cambiar en nuestras vidas; siempre habrá algo que mejorar.

Se nos ha enseñado el amor al prójimo, algo que por naturaleza debiéramos hacer. El bienestar de otros es muy importante, sus necesidades, su dignidad. Así mismo nos preocupamos por los detalles y regalos para los que amamos, los que apreciamos. Cuando uno tiene una sana autoestima también tiene consentimientos consigo mismo. Se da detalles, ciertos lujos, dependiendo del alcance, por supuesto, de cada cual.

No es algo narcisista ni egoísta, pues para ello trabajamos, nos superamos, para ayudar a otros, cumplir con las responsabilidades y darnos detalles que merecemos por nuestro propio esfuerzo, cumplimiento y mejoramiento. Ahora bien, consentirse no es perder el control, moral, espiritual, como sucede a algunos que por celebrar despilfarran el dinero que se requiere en sus hogares y así cumplir con sus necesidades. Los consentimientos hacen sentir bien, motivan, mejoran como persona.

De manera que si usted desea una sana autoestima debe aprender a consentirse, a tratarse bien, a creer que merece ciertos premios porque usted se esfuerza, para mejorar su calidad de vida; usted no es el gran sacrificado de la vida, que todo lo deja en los demás (acto muy loable y generoso) sino que se incluye en los detalles generales, los tiene para consigo mismo. Una prenda, un viaje, una buena comida, un cine, una joya, un buen libro,....entre muchas posibilidades pueden servir como autoestímulo, porque también usted lo merece.

ESTRATEGIA No. 40: Reflexione acerca de la manera que usted se consiente a sí mismo. ¿Cuál fue el último detalle que tuvo para consigo mismo? ¿Cuáles han sido los mejores detalles-regalos que se ha dado? ¿Qué detalle tiene en mente para regalarse? ¿Cuál es la motivación para dicho regalo?

41 - CONFÍE EN LO QUE HACE

Uno de los síntomas o manifestaciones de que nuestra autoestima se encuentra baja, está dado por la desconfianza en lo que hacemos, es decir, en la inseguridad al realizar las cosas, así nuestro nivel de calidad sea más que aceptable. La persona que tiene la confianza en sí misma mermada, da un rendimiento inadecuado a pesar de contar con habilidades suficientes, acaso la experiencia, en lo que hace.

La autoconfianza, como se le ha llamado a esta parte de la autoestima, es la capacidad de experimentar seguridad en lo que hacemos, proyectamos, decidimos, de manera que podamos llevar a cabo lo que se nos exige o nos hemos propuesto como obra o realización.

Generalmente la confianza en uno mismo puede verse mermada por:
1. En la infancia no se nos estimulaban los logros, por sencillos que fuesen, o en su defecto se nos criticaba cuanto hiciéramos, de modo que nunca sabíamos si estaba bien o no lo hecho.
2. La baja tolerancia a las frustraciones anulan la capacidad o desempeño de algunas personas, que en adelante desconfían de poder operar con mayor rendimiento y calidad.
3. El compararse o depender emocionalmente de otras personas para evaluar el propio desempeño es un riesgo bastante alto, porque comúnmente es imposible darle gusto a los demás o cumplir sus estándares de aceptación.
4. Las crisis vitales pueden traer desconfianza en el nuevo camino que marca un acontecimiento desagradable (cuando no trágico), el panorama puede verse un poco sombrío, nublado.

De forma que, la seguridad en lo que hacemos, en el rendimiento que podemos dar es un indicativo de una buena autoestima, que ayudará a enfrentar los problemas que seguramente seguirán ocurriendo en la vida cotidiana. De otra parte, la confianza en sí mismo cuenta con un fundamento espiritual muy importante, pues Dios juega un papel preponderante en el destino de cada persona que lo tiene en cuenta en sus proyectos más preciados.

ESTRATEGIA No. 41: Medite en la actividad-oficio-habilidad con la cual usted sustenta su vida, su hogar y demás, en la actualidad. Piense en la calidad de servicio que usted ofrece a otros mediante dichas actividades. Precise en qué situaciones se siente inseguro o incapaz de resolver ciertas dificultades. De otra parte ¿Qué otros eventos le pueden hacer sentirse inseguro? ¿Cómo logra realizar algo pese al grado de dificultad y exigencia presentadas?


Capítulo 23:
 Respeto. Amor


42 - ¿SE RESPETA USTED?

Este es el ámbito moral de la autoestima. Pero antes de explicarlo, precisemos que la autoestima no es un concepto meramente intelectual, que nos haría inmunes a ciertos aspectos desagradables de la vida. En realidad, la autoestima es sentirse bien consigo mismo, y para sentirse uno bien con su propia interioridad no se precisa de ser perfecto.

La autoestima es un concepto que implica congruencia, es decir, que aunque racionalmente deseemos sentirnos bien, la realización de comportamientos que atentan contra la propia integridad no son indicativos de que la autoestima esté sana. Prueba de ello (y tan sólo es un ejemplo para ilustrar la idea) es el caso de una prostituta, quien pudiera alegar por sus derechos personales, pero la inmoralidad que caracteriza sus actos indican que no se ama a sí misma. Es decir, no hay congruencia entre sentirse digno y realizar actos, que en definitiva van contra la propia dignidad y autoestima. Por lo demás, en este tipo de personas (alcohólicos, depresivos, delincuentes...) usted encontrará una autoestima muy baja en lo que hacen con su propia vida. Este ejemplo es aplicativo a muchas situaciones de la vida, y demuestran que la autoestima exige del respeto que la propia persona tenga por sí misma, respeto que le protege de cometer actos que dañan la integridad personal, y que en muchas ocasiones les conducen a finales muy lastimosos.

De modo que si estamos interesados en una sana autoestima, debemos elegir ética y moralmente los mejores comportamientos, que no dañen nuestra vida mental, emocional y espiritual. No puede aspirarse a sentirse bien consigo mismo si existen hábitos, conductas, que denigran al propio individuo. Esta situación, no puede evadirse por la simple racionalización, pues tarde o temprano el individuo verá las consecuencias en sí mismo de sus elecciones erradas de vida.

ESTRATEGIA No. 42: Medite acerca de comportamientos no muy éticos que usted sabe por su consciencia deben ser cambiados, erradicados o mejorar. ¿Cómo le afectan en su bienestar interior? ¿Cómo afectan su calidad y estilo de vida? Trate de identificar raíces de dichos actos de irrespeto hacia sí mismo. Tome decisiones-acciones frente a estos comportamientos precisados por usted. Recuerde que el cambio inicia con el reconocimiento y sinceridad de que se cuenta con problemas y se requiere ayuda.

43 - PRACTIQUE EL AMOR

Como la autoestima es un asunto de amor propio, así mismo la práctica del amor como un sentimiento, una emoción y una acción para con los demás, es una buena demostración de amor sano a sí mismo, es decir, que se cumple aquello de que uno ama a otros, se preocupa por otros, en la medida que lo hace por sí mismo. Esto puede entenderse con un ejemplo sencillo: una persona con amargura (una forma de odio hacia sí mismo por lo vivido cuando fue negativa la experiencia) probablemente despreciará, denigrará a otros porque su vida interna se encuentra moldeada por dichas sensaciones molestas; resentimiento, ira, odio, es decir, la configuración total de la amargura como un sentimiento dañado en el espíritu.

Cuando nos preocupamos por el bienestar y las necesidades de los demás, la vida misma paga con sentimientos de paz, del deber cumplido, el altruismo, como regalos para la interioridad de la persona. No hay orgullo allí, sino un sentimiento de utilidad y servicio a los demás que hace sentir a la persona muy bien consigo misma.

El amor es una demostración de que el prójimo nos importa; hecho que es de carácter incondicional, pues el amor presenta una serie de características que lo revelan como tal. Al respecto las Sagradas Escrituras lo definen de una manera perfecta: "El amor es paciente, es bondadoso. El amor no es envidioso ni jactancioso ni orgulloso. No se comporta con rudeza, no es egoísta, no se enoja fácilmente, no guarda rencor. El amor no se deleita en la maldad sino que se regocija con la verdad. Todo lo disculpa, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta... Ahora, pues, permanecen estas tres virtudes: la fe, la esperanza y el amor. Pero la más excelente de ellas es el amor."

Por lo demás, una autoestima equilibrada se evidencia en el amor por nuestros seres queridos y aquellas personas que son realmente importantes para nosotros. Ese amor es preocupación afectuosa por ellos y despreocupación obsesiva por nuestro propio bienestar.

ESTRATEGIA No. 43: Haga una relación de las personas que son más importantes en su vida, precisando por qué lo son. Puede hacer una jerarquía de acuerdo a su importancia. ¿Cómo le hacen feliz? ¿Cómo les hace usted felices? ¿Cómo podría aumentarse allí la felicidad con ellos? Sin embargo, sea consciente que lo fundamental es compartir amor para con ellas. Es posible que algunas personas requieran más de sus manifestaciones de afecto sincero.


Capítulo 24:
 Carácter y personalidad de su persona. Vida cotidiana

44 - ENRIQUEZCA SU CARÁCTER

La personalidad y el carácter forman parte de la vida integral de la persona, de manera que deben ser enriquecidos. Podemos entender esta postura con las siguientes comparaciones; por ejemplo: no es igual una persona amable a una que trata mal a sus semejantes; no es lo mismo una persona agresiva a aquella pacífica en sus interacciones; no es lo mismo una persona amargada a alguien que trata de vivir alegre y con una actitud mental optimista. Tampoco puede compararse a alguien encaminado en malos pasos con aquel se que orienta hacia el bien de las cosas en la vida social.

En esencia podríamos afirmar que algunos son como más buena gente que otros, es decir, se preocupan por el cambio personal además de incorporar buenas actuaciones en su vida, en comparación con otras personas que se amparan en sus malas actitudes y defectos, a la vez de que exigen ser toleradas tal cual son.

El carácter y la personalidad pueden ser enriquecidos de esta manera:
- Conocer la persona que uno es: falencias y aciertos al actuar.
- Conocimiento de la propia dinámica de la vida emocional; qué indispone, qué edifica como persona.
- Práctica del dominio propio en las situaciones cotidianas que lo requieran.
- Incorporar valores, virtudes, hábitos adecuados de vida; todo esto se logra con la actuación bondadosa hacia los demás y el entorno. Un valor se adquiere a medida que se practica en uno mismo y en el exterior.
- Aprender de otros es importante; hay personas que cuentan con buen testimonio acerca de sus actuaciones; implementan valores en su vida y relaciones con otros. En ese sentido son buenos ejemplos.
- Ser consciente de la necesidad constante de cambio personal.

No cabe duda de que una buena autoestima puede sustentarse o alimentarse de la calidad de persona que el individuo es, porque exhibe lo mejor de sí como ser humano, en sus cualidades y relaciones interpersonales. En realidad, si usted decide cambiar llegará a sentirse mejor consigo mismo y los demás.

ESTRATEGIA No. 44: Redacte en varias líneas cómo considera que es usted como persona (En el grado de "calidad humana"). Sea sincero en dicha definición. Ahora escriba virtudes o valores que usted desearía tener-incorporar al actuar, al trabajar, al compartir con los demás. ¿Cómo le harían mejor persona? ¿Cómo usted se sentiría mejor consigo mismo? ¿Cómo se beneficiarían los demás al usted mejorar como persona? Por lo demás, tome una decisión de mejorar cada día, aunque el proceso no sea fácil por algunas particularidades de su carácter.

45 - DISFRUTE LAS CIRCUNSTANCIAS DIVERSAS DE LA VIDA DIARIA

Para ninguna persona las fatalidades repentinas son agradables. En realidad, cuando se presentan nos ponen a prueba de una forma muy fuerte, exigiendo de nosotros adaptación a los cambios, generalmente molestos del existir. Incluso los cambios positivos (trabajo, vivienda, actividad...) también logran producir estrés y demandar adaptación en las personas. Pareciera existir una ciencia del buen vivir basada en la actitud, la disposición para con los múltiples eventos de la vida. Mientras alguien que sufre una decepción asume ésta como un motivo para la superación personal, otro decide acabar con su vida, creyendo así encontrar la solución a todo.

Enfrentar cada circunstancia sugiere aprender el verdadero arte de la vida, consistente en salir triunfante de cada situación vital que se presente, la cual demanda los recursos físicos, emocionales y espirituales para continuar con el crecimiento y desarrollo personal al que está llamada cada persona. Ser mejor, mayor calidad humana y espiritual. Algunos enfrentan sus crisis y problemas, maldiciendo la vida, a Dios, a sus seres queridos, su propia vida; otros se hunden más en su abandono; personas que se amargan por cuanto les sucede; individuos dispuestos a renunciar a sus más profundos anhelos...todo porque las cosas no salen como se desean o los imprevistos creemos no merecerlos.

En verdad que, tratar de disfrutar y aprender de cada situación no es fácil, pues exige consciencia, discernimiento y la mejor actitud en el individuo. Prácticas estas que no son muy comunes en las personas. Sin embargo, usted puede aprender a extraer lo mejor de cada vivencia, percibir qué le enseña la vida, qué le previene o le fortalece, según sea el caso. La vida no tiende al caos como muchos teorizan y escriben libros para defender la destrucción de la misma. Ésta procura ser mejor cada día...en cada persona que así lo conciba en su mente. De allí que, una sana autoestima se fortalece aprendiendo de los eventos que vienen a opacar, minimizar, los recursos integrales de la persona. Su autoestima estará fortalecida si enfrenta la vida, si escoge la mejor parte de lo que las circunstancias le están enseñando, por más incómodas que lleguen a ser.

ESTRATEGIA No. 45: Seleccione un evento reciente muy desagradable para usted. ¿Cómo lo sorteó? ¿En qué consistió dicha incomodidad? ¿Cómo hubiese podido enfrentarlo con mayor efectividad? ¿Qué enseñanza le deja para su vida cotidiana tal suceso? Aplique estas preguntas para un evento satisfactorio, igualmente.


Capítulo 25:
 Carácter y personalidad de su persona. Lenguaje negativo


46 - SEA ÉTICO

La ética es una parte, formalmente hablando, de la filosofía, pero cotidianamente requerida en las actividades de las personas. La ética es una reflexión sistemática de la moral, de modo que cuando se aplica a las personas se refiere a su capacidad para practicar los valores morales necesarios para una vida íntegra. Se dice que tal es muy ético, queriendo decir que: verdad, honestidad y rectitud forman parte de sus actuaciones.

Aunque en este texto la cultura no ha salido muy bien librada en cuanto a las influencias negativas que ejerce en el bienestar interior e interpersonal, la ética personal no es un campo privilegiado aun cuando sean las instituciones las que realicen campañas para su puesta en práctica. La ética es menospreciada cuando la corrupción y los malos ejemplos en valores forman parte de la vida pública y las actuaciones de los dirigentes encargados de las instituciones encargadas de brindar bienestar al individuo.

La ética es una fundamentación personal heredada de la crianza en el hogar; infancia y juventud han sido testigo del ejemplo y actuaciones de los padres, educadores y demás, para bien o para mal, de cómo se procede correctamente en la vida. Si la ética, como algunos sostienen, es el arte de vivir bien, debe precisarse qué es vivir bien ¿Qué valores forman parte de la persona? ¿Hasta dónde llega la integridad de su conciencia? ¿Qué cosas se permite hacer o no teniendo en cuenta las posibles consecuencias de todo acto?

Podemos decir que si una persona cuenta con criterios éticos, morales, sólidos, el bienestar interior y las relaciones interpersonales adecuadas serán buen sustento para su autoestima, por cuanto una buena conciencia es alivio para el alma de cualquiera, aparte claro está, del concepto que tenga la persona de sí misma. Una persona con comportamientos inmorales, amorales, en el fondo cuenta con el auto-reproche por no elegir mejor en la vida y someterse a los caprichos, pasiones y deseos desmedidos, que nunca son fuente de felicidad como tal. Por ejemplo: Una buena comida en exceso puede enfermar a cualquiera.

ESTRATEGIA No. 46: Piense en algún comportamiento en el cual usted no fue muy ético ¿Qué consecuencias hubo? ¿Cómo se sintió al respecto? ¿Qué opina del engaño, el fraude, el soborno en las relaciones interpersonales? ¿Es usted una personas ética, sí, no? ¿Qué le hace falta para lograrlo?

47 - CUIDADO CON LO NEGATIVO QUE OTROS LE DICEN

El lenguaje como el gran vehículo de la comunicación humana, puede ser usado de manera óptima, o de otra parte ser usado de manera inadecuada (cuando no degradante). Muchas personas han cometidos grandes errores en su vida al escuchar malos consejos, que les condujeron a decisiones que hoy lamentan. De esta manera lo que otros nos dicen, en un caso, o lo que decimos a otros, en el otro extremo, pueden marcar negativamente la vida de las personas, o quizás ayudarles a salir adelante.

En lo que concierne a la autoestima, gran parte de los daños en la misma, en las personas, tiene una de sus raíces en la influencia negativa de otros mediante el lenguaje: "No sirves para nada", "Eres un bruto", "Nunca haces nada bien", "Mírate cómo andas", "Él/ella lo hace mejor que tú", "Aprende de...", "Maldigo el día que naciste...que te conocí", "Eres un fastidio", "Nunca llegarás a nada"...entre miles de expresiones que logran hacer daño emocional en la persona, por el contenido afectivo y directo (humillante, despectivo, denigrante) del que se componen dichas expresiones.

Parece ser que su carga afectiva y significado se graban como un mensaje en lo profundo de la vida mental de la persona, como una etiqueta valorativa a la cual se debe responder y con base en la cual se debe actuar-sentir. Muchas personas viven sus vidas día a día, heridas por lo que les dijeron cuando niños, jóvenes, incluso en su etapa adulta. Aquellas expresiones son como un cáncer para el alma, por la importancia de quien las emite (padres, cónyuges, amigos, docentes...) que añaden más autoridad a lo expresado, lamentablemente en caso negativo.

Una buena autoestima, pues, se basa en filtrar la información que nos llega de otros, en forma de expresiones verbales negativas, humillantes, despectivas, que pretenden hacernos menos personas o sentirnos como un fracaso total.

ESTRATEGIA No. 47: Recuerde y escriba varias frases o expresiones que le fueron dichas en algún periodo de su vida, y que le hicieron sentir mal, incómodo; acaso le afectaron por mucho tiempo en su vida. Precise qué le deseaban dichas oraciones (Fracaso, pobreza, incapacidad....) Determine las consecuencias de las mismas en su vida a nivel integral. ¿Cómo ha logrado superarlas? ¿Cuáles aún no ha podido perdonar? ¿Las ha expresado a otras personas? ¿Cómo expresa usted a otros su desacuerdo? ¿Cómo manifiesta su enojo verbalmente a los demás? ¿Qué requiere mejorar en el uso de su lenguaje? Es probable que usted necesite perdonar a las personas que le dijeron aquellas palabras hirientes.


Capítulo 26:
 Relaciones humanas. Tolerancia

48 - RECUERDE QUE ES DIFÍCIL DARLE GUSTO A TODO EL MUNDO

Una de las aspiraciones más deseadas en el ámbito y complejo mundo de las relaciones interpersonales, es el anhelo de caer muy bien a todos los que nos rodean; esto incluye su aceptación, aprecio, cuando no su admiración. Tal pretensión no es real y es percibida por los terapeutas como una distorsión cognitiva, o forma errónea de pensar, no muy centrada en la realidad de la convivencia personal. La verdad es que a muchas personas no les caeremos del todo bien (aun cuando no les hayamos hecho daño alguno), generando rechazo, ausencia de empatía, incluso distanciamiento para con nosotros. Las personas con problemas afectivos, en el sentido de que buscan la aprobación, el amor, afecto en los demás, de una manera patológica, sufren al no sentirse aceptados por la humanidad en general.

En esencia, una autoestima sana, cultivada, percibe la realidad de que es posible lograr empatía con otras personas, entretanto con otras será casi imposible llevarse bien. A veces tal rechazo o desacuerdo no es fácil psicológicamente de explicarse. A uno le cae regular alguien, y bueno, no es fácil superar tales sensaciones, aun cuando el otro no nos haya hecho daño alguno.

Hacer depender el bienestar propio de que el mundo nos esté aceptando, aprobando, no es sano porque nos llevaremos múltiples decepciones por el rechazo y la incomprensión. La mejor aprobación es la que logramos darnos de manera adecuada, equilibrada. Claro, aparte de la aprobación que el Creador nos da como personas hechas a su imagen y semejanza.

Es preciso tener muy claro, que la gente no debe soportar nuestros gustos excéntricos o malos hábitos, acaso nuestros comportamientos inmorales. Se enfatiza aquí el hecho de que no podemos tener contentas a la personas a la vez, darles gusto, pues somos imperfectos. En realidad, tenga en cuenta que las personas son personas, y todo lo que ello implica: imperfección, conflicto, desacuerdo, intolerancia, crítica...algo con lo cual debemos luchar para un mundo y convivencia mejores. Cuide su autoestima de pensar que se sentirá mejor si da gusto a todos.

ESTRATEGIA No. 48: Evalúese al respecto de lo que sugiere el capítulo: ¿Trata usted de caerle bien a todo el mundo? ¿Trata usted de ser complaciente con los demás en todo? ¿Recibe usted satisfacción absoluta de las demás personas? ¿Cuáles son sus reacciones cuando siente que alguien no le acepta o usted no le cae muy bien? ¿Qué factores hacen que alguien no le caiga muy bien a usted? Explique sus razones.

49 - SEA TOLERANTE

La tolerancia es uno de los valores más importantes en la vida. Deriva directamente del amor. Literalmente puede definirse como la capacidad de poder soportarlo todo; las relaciones interpersonales difíciles, las situaciones adversas; las dificultades, la realidad difícil del mundo, entre muchas variantes. Este valor (virtud cuando se logra un buen grado de desarrollo) reporta importantes ganancias emocionales, espirituales, y por supuesto, en la autoestima de la persona. En realidad ser tolerante, presupone no estar dispuesto a entrar en conflictos innecesarios, incluso agredirse con otros por detalles que no valen la pena.

Uno puede percibir tal proceso en la persona muy sensible, hipersensible, que se afecta por cualquier cosa, todo le incomoda, dañándose el rato, el día completo. Si estas personas sanaran su corazón, perdonaran, aprendieran el valor del amor reflejado mediante la tolerancia podrían vivir su cotidianidad con una mejor actitud. Ser tolerante protege la autoestima de entrar en confrontaciones que a la postre podrían hacerlo sentir a uno muy mal o rebajarlo como persona. No se trata de evitar las interacciones con las demás personas, especialmente las conflictivas, sino poseer una actitud privilegiada de discernir lo necesario de lo innecesario en la convivencia a nivel general. Finalmente aprendemos a madurar rozándonos/estrellándonos con otros en el trato, sea este agradable o desagradable.

Si desea conservar su autoestima, la tolerancia para con las situaciones de la vida, que no ameritan ser motivos para perder el bienestar interior, es más que una virtud, es un valor integral para cuidarse de las influencias nocivas típicas de las relaciones interpersonales.

ESTRATEGIA No. 49: Piense en la situaciones-detalles que a usted le incomodan, le roban su paz interior ¿Con cuánta frecuencia le ocurre? ¿Cómo enfrenta las situaciones cotidianas molestas de la vida? (Por ejemplo: que no lo atiendan rápido en algún lugar) Recuerde una situación donde perdió su paz interior, sin un motivo realmente importante en la vida para ello. Así mismo, usted puede elaborar un pequeño cuadro sinóptico de situaciones para las cuales requiere el ejercicio amoroso de la tolerancia. Trate de colocar enfrente una posible estrategia para no caer en la trampa.



Capítulo 27:
 Aprendizaje. El ser humano ante el cambio

50 - USTED ESTÁ EN CONSTANTE CAMBIO

Se había expresado en un apartado anterior que no somos un producto acabado. El ser humano cada día aprende más; de la naturaleza, de Dios, de la tecnología, de la ciencia, quizás un poco más de sí mismo.

En este aspecto el cambio personal es algo incesante en la persona consciente de sí misma, que sabe que cuenta con defectos y hábitos que no le favorecen como persona, además que le hacen vivir mal.

La autoestima es un concepto psicológico dinámico. Es una construcción emocional, intelectual, espiritual que día a día se nutre de la autovaloración, autorrespeto, autoconcepto que la persona tiene de sí misma.

Por lo mismo, la persona en constante cambio sabe que de un momento a otro puede verse afectada en su dignidad, sus valores e integridad, de manera que tenga que elegir mentalmente lo más conveniente para su vida.

Uno se valora porque es consciente de los valores, diseño exclusivo, posibilidad-oportunidad, trascendencia que adquiere como persona.

Cada día podemos elegir la mejor actitud, disposición para superar los obstáculos, las carencias, el conformismo, la derrota, el orgullo, y así proyectarse como una persona cuya autoestima contagia a otros porque existe autovaloración sincera y sencilla.

No se trata de tener una alta autoestima, pues como concepto no es fácilmente medible, sino de tener una adecuada, real y óptima apreciación de sí mismo.

Recuerde que usted se encuentra en cambio constante. Aquí lo importante es que sea para bien, pues la elección del mal también es posible.

La dignidad de toda persona, en esencia, es el bien y lo bueno, cualquier otra distorsión desdice mucho de que una persona se ame realmente a sí misma.

Tenga una autoestima sana y adecuada porque se trata de su bienestar interior y psicológico.

ESTRATEGIA No. 50: Haga un esbozo-escrito de cómo le gustaría realmente ser. Precise ¿Qué obstáculos encuentra al respecto? Determine barreras en usted mismo, quizás en los demás, acaso en las situaciones. Aclare cualidades que le gustaría adquirir; talentos afines a usted que le gustaría pulir o profundizar; actividades que enriquecerían su vida si les dedicara más tiempo. ¿Considera que el cambio constante es importante para usted como persona?


Fuente: http://www.mailxmail.com/curso-autoestima-50-estrategias-salud-mental

No hay comentarios:

Publicar un comentario