lunes, 14 de diciembre de 2009

"La Próstata" y su relación con la sexualidad otoñal masculina.

Los hombres, cuando llegan mas o menos a los 40 años de edad, empiezan a escuchar hablar de ella; pero al llegar a la quinta década de vida, ya no es solo hablar, sino que le prestan mas atención y algunos hasta llegan a preocuparse demasiado por ella.... Pero, de todo lo que se dice acerca de la próstata, que es verdad y que es solo un mito?... Veamos:

Aunque no hay una edad determinada, muchos hombres alrededor de los 50 años empiezan a tener dificultades tanto para orinar como eyacular. Esto se debe a que la próstata tiende a aumentar de tamaño y puede comprimir la uretra, limitando el flujo de la orina y el semen. Y es en ese momento cuando la próstata se convierte en un verdadero dolor de cabeza, sobre todo para los hombres que a esa edad pretenden continuar con la misma actividad sexual que antes. Pero , ¿qué es la próstata y porqué causa tanto efecto a la sexualidad de los hombres en edad otoñal?

La próstata es una glándula de las dimensiones de una avellana, montada a caballo sobre la uretra a la entrada de la vejiga. Esta posición estratégica se adapta perfectamente a su función de agregar un líquido potente al fluido seminal, en el momento de la eyaculación, secreción que aumenta la actividad de la esperma.

La próstata es, durante la mayor parte de la vida del hombre un aliado muy benéfico que  yace dormido hasta el momento del orgasmo, cuando tiene una breve y muy vigorosa contracción; tras lo cual vuelve a hundirse en las sombras sexuales. Después de los 50 años de edad, alredor del 60%  sufren hipertrofia de la próstata. A medida que crece, va bloqueando progresivamente la uretra y el cuello de la vejiga. Por último, la obstrucción se hace total y es imposible orinar con libertad.

Cuando con anterioridad al coito la glándula está congestionada, surgen complicaciones sexuales y se produce una obstrucción repentina de la vejiga. Salvo algunas excepciones, los hombres de 55 ó 60 años de edad, saben que el coito le imposibilitará orinar durante las siguientes ocho o diez horas, por lo que lo pensará dos veces antes de copular. Como la próstata se agranda de modo simultáneo en todas direcciones, otras estructuras sexuales sienten la presión y el rendimiento sexual en general declina.

Como la próstata no es esencial y como sexualmente se está volviendo un dolor de cabeza para el hombre,la mejor solución es extirparla. Y para ello hay tres maneras de extraer la glándula, cada una con sus propias ventajas. Una de esas maneras de extirparlas es la: resección transuretral, esta operación es rápida, barata y segura. Un tubo hueco, de acero inoxidable, se inserta en el pene, hasta que llega a la región de la próstata; un poco atrás de los testículos. Se pasa por el tubo un cuchillo pequeño y se utiliza para afeitar las porciones de la glándula que obstruyen la vejiga. Por desgracia, la mejoría en este caso es nada más temporal, ya que el tejido vuelve a crecer en un tiempo, de uno a tres años y la operación debe repetirse.

Otra posibilidad es la vía perineal, que requiere una incisión entre el escroto y el ano. Aunque es más complicada que el anterior, es relativamente suave para el paciente y retira toda la próstata o la mayor parte de ella.   El tercer procedimiento quirúrgico  es el conocido como suprapúbico. En este caso el cirujano hace una incisión en el área púbica, en la parte inferior del abdomen. Esta operación es efectiva para remover la próstata, pero los ancianos no se adaptan bien a ella.

Ahora bien, existe una pregunta latente en los hombres y que muchos no se atreven a exteriorizarla: ¿La extracción de la próstata afecta la actividad sexual? ...  La afecta frecuentemente.

•- Aunque no en forma tan negativa como suele pensarse. Lo que siempre puede esperarse es que cambie después de la remoción de  la prostata, es que se pueda orinar “normalmente” y por supuesto, que halla eyaculacion. Al respecto de esto ultimo, los hombres operados de la prostata pueden esperar que todo ocurra como antes durante el coito, excepto que no hay fluido seminal en el momento del orgasmo.

•- Las sensaciones del hombre son, comunmente, las mismas (si todavia es potente), pero falta algo.  Un hombre que fue sometido a la operacion la describio asi: “?Es la cosa mas endemoniada que me ha pasado! Hacemos todo, igual que siempre; incluso logro una buena ereccion dura. En el momento adecuado comienzo a venirme, pero despues...?nada! ?Es una sensacion extrana!. Al principio me senti mal, pero con el tiempo me acostumbre a eso... Ahora ?Me siento mucho mejor sin esa cosa tapando mi drenaje!”

 Mi recomendacion estimados lectores, es que cualquier hombre que necesita extirparse la prostata, lo haga sin miedo, porque el hombre sigue teniendo las mismas funciones y casi siempre conserva su misma virilidad, aunque no haya eyaculacion.

Fuente: http://www.elaviso.com/belleza/?ContentID=2431

No hay comentarios:

Publicar un comentario